rss canaltransECDQEMSD Podcast XMLcanaltrans.com en Facebookcanaltrans.com en Google +canaltrans.com en Twitter

Que Termine la Guerra

Política Internacional - Por El Pirata

Tags

Noticias Internacionales

actualidad

realidad

mundo

gobiernos

elecciones

refugiados

desplazados

Europa

fotografía

humanidad

sirio

Pulitzer

cámara

guerra

periodista

juicio

ayotzinapa

negocio

inmigrantes

imagen

 

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

¿No Quieres Pedir Otra Cosa?

El Pirata | 7 de Septiembre de 2015 | ECDQEMSD

Bienvenidos a las noticias internacionales y las historias del olvido.

La fotografía de Aylan nos disparaba en la conciencia y nos recordaba que habíamos olvidado a un niño en una playa. No lo había olvidado su padre que lo vio alejarse de sus desesperadas manos, no lo habías olvidado tú, ni yo, ni su madre y su hermano que corrieron la misma suerte; lo había olvidado la humanidad.

Y ahí quedó durmiendo. Podría haber tenido cualquier futuro, tenia apenas 3 años, pero se nos olvido en una playa y no volverá a despertar. Algunos podrán decir que duerme para que los responsables de la barbarie despierten. Pero lamentablemente no es el único niño que nos olvidamos. Miles duermen en el fondo del mar, en el desierto de Arizona, en las arenas de Irak, Afganistán, Pakistán, en el Mar Caribe, en la nieve, entre los escombros de la Franja de Gaza, en la selva...

Lo que nos disparó directo a la conciencia humana de la historia de Aylan es que una fotógrafo disparó su cámara y capto esa imagen...

Nadie nos lo contó, lo vimos. Y esa imagen tan simple contenía todo!

Todo el sentido de una guerra, de un éxodo, de un sangrado constante de multitudes amenazadas, de la desesperación de la inmigración obligada. Una imagen sin sangre, sin morbo, sin catástrofe en el paisaje, una playa, un mar suave, un niño durmiendo para siempre como si nuestra humanidad perdida ya nunca más pudiera despertar de su pesadilla.

Y luego de esto, todas las noticias parecieron estallar en esa dirección como si la fotografía de Aylan estallara en pedazos. Largas filas en la frontera húngara, gente diciendo que en Siria ya no se puede estar, trenes repletos, todos apenas con lo puesto, gente dejando las vestiduras en alambres de púas, Alemania pidiendo colaboración al resto de Europa, todos los presidentes y primeros ministros hablando y hablando, desde Merkel hasta Erdogan, desde Rajoy hasta Hollande. Niños, mujeres, hombres, familias enteras deambulando por las calles buscando simplemente sobrevivir.

Y Europa se quedó helada! El niño olvidado no era un negro del África, no era un chino en la caja de un camión, no era un árabe con turbante, no era un niño hambriento y pobre, no era un indio vestido raro, no era un posible extraterrestre ni los restos criminales de un atentado. Era un niño, como si fuera español, francés, italiano, griego, norteamericano, era un niño como si fuera occidental, como si fuera un vecino del barrio, como muy nuestro, veía occidente nada ajeno ni extraño, como si hubiera tocado nuestra puerta ayer para pedirnos dulces, como si el agua de esa fotografía nos mojara los pies y no fuera ya un alejado y extraño paisaje de otro planeta, era un niño como... dormido. Olvidado por la humanidad.

Y tal vez, el niño de la fotografía despabile un poco a los autores de la tragedia. Tal vez él consiga un poco más... un poco más que todos los millones nunca fotografiados. Esos que intuimos están durmiendo pero cuya imagen no nos enfrenta a los errores garrafales que producimos como humanidad.

Otro chico sirio, frente a cámara, al preguntarle que era lo que necesitaba, simplemente respondió: que termine la guerra.

Lo sé, es más fácil hacer cadenas de oraciones, posteos en redes sociales, darles mantas y comida, aprobar partidas presupuestarias para los desplazados, refundar programas de ayuda a los refugiados, habilitar leyes de patrullajes y orientación, firmar pactos de colaboración, reforzar fronteras, dar becas y garantías... pero el chico quiere que termine la guerra en el lugar que le es propio y tubo que abandonar para no morir.

-A ver muchacho, ¿puedes elegir otra opción de las que te da la humanidad? Digo, porque tu respuesta es un pésimo negocio.

Y entre otras noticias el presidente de Guatemala, ahora ex presidente, Otto Pérez Molina iba a la cárcel, el juicio contra Leopoldo López en Venezuela se aplazaba hasta el jueves, Peña Nieto se enredaba en la banda presidencial, las elecciones en Argentina toman velocidad, en Tucumán no se volverá a votar, instructivos de como se generan los fraudes electorales, expertos cuestionan la versión oficial de Ayotzinapa, el coronel salvadoreño que hacia negocios con las maras, el accidente de rally en Cataluña, los correos de Clinton, los discursos de Trump, las turbulencias económicas y ese niño en la playa.

Aylan será recordado sin que él lo sepa, hará ganar seguramente un Pulitzer de fotoperiodismo a esa mujer, su imagen formara parte de la indigna historia de la humanidad, su sueño será símbolo de un drama que lleva mucho tiempo y la noticia será arrastrada con la próxima ola.

Pero así y todo, la huella quedará, la marca de ese día en que nos olvidamos a un niño en la playa y como humanidad nos vimos reflejados en una imagen espantosa que pensábamos habíamos logrado maquillar.

Damas y caballeros: bienvenidos al caos total!!!!!!!

Bienvenidos Al Caos TotalEl PirataComentario EditorialECDQEMSD

Chile y el Péndulo

Ilusiones desde el Pozo

Recuerdan que luego de Bachelet, a la que no le alcanzó un gobierno para aplicar las reformas, llegó Piñera, el de las marchas estudiantiles y el de los mineros atrapados; bueno...

Cámaras en el Paraíso

Ricos, Famosos, Poderosos y Sorprendidos

Políticos, mandatarios, ministros, secretarios y empresarios implicados. Ya corren en círculos y ni saben que escándalo los salpica más, Panamá Papers, Paradaise Papers, Sexgate, Odebretch, la Trama Rusa o qué.

Hasta que Lleguen Mis Padres

Las Aventuras de Carles

Carles se subió con sus amigos a una furgoneta amarilla y roja con una estrella al frente y se fue a casa de unos conocidos en Bélgica.

Siempre Volver

Para Combatir la Nostalgia

Las cosas están más o menos en donde las dejamos, o como suele pasar: donde creíamos que las habíamos dejado.

Un Universo Fantasmal

Como Para Espantarse

Convivimos con nuestros propios fantasmas, esos que hemos construido en base a nuestras experiencias y limitaciones, esos que utilizamos de límite a nuestra valentía o capacidad de hacer.

 
Todos los editoriales de El Pirata

ACTUALIDAD

Copyright 1998/2017 canaltrans.com todos los derechos reservados