Escuchar ECDQEMSD Podcast en Spotify
Escuchar ECDQEMSD Podcast en Apple Podcast
canalTrans ECDQEMSD Podcast
ECDQEMSD en YouTubeECDQEMSD en TwitterECDQEMSD en FacebookECDQEMSD en Instagram
ECDQEMSD Podcast en SpotifyECDQEMSD Podcast en SpotifyECDQEMSD en YouTubeECDQEMSD en TwitterECDQEMSD en FacebookECDQEMSD en Instagram

De Diablos con Cola

Política Internacional - Por El Pirata

Tags

Noticias Internacionales

actualidad

realidad

mundo

política

poder

diablos

categoría

inteligencia

existencia

arreglo

pacto

masacres

televisión

periódicos

anuncia

guerra

vestidos

seductores

sueño

sociedades

confusión

invisibles

esclavos

autoridad

 

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

Y Otras Maldades

El Pirata | 2 de Octubre de 2017 | ECDQEMSD Podcast

Bienvenidos a las noticias internacionales y la semana donde como siempre el diablo mete la cola. Políticos, campañas, empresarios, escenas dantescas, fuerzas de seguridad, fuerzas de inseguridad, discursos, elecciones, noticias oscuras, catastróficas, acusaciones, invasiones y la elegancia del personaje que ocupa un lugar protagónico desde que el mundo es mundo: el diablo.

Su múltiple imagen acompaña a todas las culturas y desde los comienzos de la historia encarna la disyuntiva fundamental de una lucha entre el "bien y el mal". Una pelea que no es tan definida, tan diferenciada, tan reconocible.

Diablos infiltrados, vestidos de seductores, ángeles caídos, santos pecadores, fuego en el hielo y frío en los espíritus.

Pero el diablo no es solo un personaje amenazante y temido o admirado y estimado; no es solo una metáfora animada del mal que nos rodea. El diablo es aquella tentación que básicamente nos expone a nosotros mismos como débiles, miserables, frágiles y estúpidamente equivocados cuando nos creemos seguros de nuestras convicciones y moral.

El diablo sabe llegarnos a nuestro precio, sabe divertirse con nuestra fe, sabe vestirse de mujer fatal, de caballero refinado, de niño inocente, de cura y obispo, de rey y benefactor, de amigo y prestamista. Los diablos conocen el punto flaco de la condición humana, el resquicio por el que se filtra la malicia que cosecha tempestades. Actúa en el desden, en la cobardía, en el no meterse, en el dejar pasar, en el desvió, en la corrupción, en las borracheras que celebran la derrota ajena, en el opio de la ignorancia dañina y la fatal mentira que a veces nos convence de nuestro propio mentir.

Diablos conservadores y revolucionarios, poderosos, inflamados de risa por nuestra imposibilidad de hacer algo al respecto. Y es que en aquellas batallas épicas, dónde un gigante de cuernos y alas quemadas, patas de cabra y mirada penetrante, ese ser oscuro aflora desde las llamas para enfrentar la batalla: nosotros parecemos apenas espectadores.

La verdadera batalla es de aquellos diablos que andan en nuestro propio ser y aquellos que toman forma en "el otro", en aquel con influencia sobre nosotros y nuestra existencia cotidiana.

Ese demonio de las pinturas románticas es una buena categoría para darle toques literarios a nuestra existencia humana. Tan bueno como los ángeles o dioses que explican la convivencia de situaciones confusas. Bombas cayendo sobre los pueblos indefensos y enfermeras curando mutilados. Niños muriendo de hambre y personas organizándose para ayudar en la catástrofe. Animales maltratados y personas abrazando a un perro herido. Humanos con palos y antorchas y libros que nos muestran nuestra mejor versión.

En nuestro día a día: aquel diablo del horror y el diablo de la inteligencia y la provocación. El que nos hunde en la miseria y el que nos alienta al ejercicio intelectual, el diablo inteligente, sabio, el del espíritu del vino, el de los placeres, el que nos lleva a conocer nuestros limites, el inspirador, en que nos insita a sacudir las reglas, a producir, a provocar, a plantarnos frente a la autoridad y desafiarla con astucia.

Y también está el diablo de los tontos, el más rastrero y hediondo, el de los que entrenan perros que terminan devorando al entrenador, el de los genios que creen que maltratando al prójimo alcanzaran respeto y no ven que están engendrando su propio final, el de los dictadores que acabarán bajo su propia dictadura más tarde o más temprano.

El diablo de las masacres y el arreglo político, del pacto y los desplazados, de los barcos a la deriva en el Mediterráneo y los barrios bajos, de las narcofosas y la represión, de las mansiones de inmensos jardines regados con sangre y de los esclavos del siglo XXI, de los invisibles y los castigados.

Tenemos malos y buenos días, momentos en que nuestro diablo nos invita a todas las acciones, instante de venganza y odio contra nosotros mismos que exteriorizamos sin control.

Nuestro diablo siempre nos recomienda autoexterminarnos, siempre nos invita un trago más, siempre amanece con nosotros y se duerme minutos después que el sueño nos alcanza.

Pero afortunadamente y a la historia nos remitimos, no solo de diablos estamos hechos, no es solo él es quien gobierna el mundo aunque a veces lo parece, no es el ganador definitivo de la guerra aunque sus batallas parecen llevar siempre una delantera abrumadora.

El diablo salta a las portadas de los periódicos, habla por la televisión, nos informa de sus acciones con una sonrisa amable.

Y así, entre los terrores y la infamia, entre la orgía siniestra del poder y la decadencia de las sociedades insensibles, entre la confusión de quienes se creen el diablo mismo o los generales de los ejércitos celestiales, entre los tontos tercos y miserable, entre los que saben que a veces el diablo mete la cola y otras ayuda a que nosotros solos seamos los artífices de nuestras malditas crueldades, viéndos como diciendo: -guauuuu, ni a mi se me hubiera ocurrido eso!

Damas y caballeros: bienvenidos al kaos total!!!!!!!

Bienvenidos Al Caos TotalEl PirataComentario EditorialECDQEMSD

Ingrid en el México Esotérico

Los Femicidios y La Prensa Roja

Y en ese México esotérico y metafísico todo es normalmente psicopatológico. Consumimos ávidamente documentales de asesinos seriales, nos encantan las historias de muerte y drama amoroso, elegimos la pantalla que más sangre y morbo nos despierte. Nos apasionan las historias de terror, nos gusta coquetear con lo gore y lo violento. Buscamos por toda la red el video que nos indigna, para indignarnos más.

Por Qué Amamos a Joaquin Phoenix?

The Joker y los Oscars 2020

Amamos a Joaquin Phoenix por su actuación, por su talento, por su perfil bajo en la industria, por no ser un ensalzado de la raza esplendida de galanes de copete dorado.

Del Hospital Chino al Super Bowl

Entre lo Espectacular y el Espectáculo

Entre villanos que no eran villanos, justicia que no es justicia, autoengaños que no terminan de engañar y la sorpresa por el crecimiento de aquello que ya sabíamos que iba a crecer.

Lo Importante es la Salud

Y la Rata de Metal

Así entraba China a su año nuevo. Una de las fiestas más importantes de China quedaba institucionalmente suspendida y la Rata de Metal avanzaba contagiando. No peste bubónica en este caso, pero contagiando.


Todos los editoriales de El Pirata

ACTUALIDAD

Copyright 1998/2020 canaltrans.com todos los derechos reservados.