rss canaltransECDQEMSD Podcast XMLcanaltrans.com en Facebookcanaltrans.com en Google +canaltrans.com en Twitter

Globos Rosas

Política Internacional - Por El Pirata

Tags

Noticias Internacionales

actualidad

realidad

mundo

política

gobiernos

manchester

bataclan

atentados

victimas

cámara

justicia

niños

ariana grande

espanto

futuro

corrupción

elección

poesía

pintura

música

distancia

destino

histórica

vidas

detalle

infinito

 

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

El Espanto en Manchester

El Pirata | 29 de Mayo de 2017 | ECDQEMSD Podcast

Bienvenidos a las noticias internacionales y el efecto de las acciones.

Un gran escritor llamado Jorge Luis Borges escribió alguna vez: "no nos une el amor, nos une el espanto, será por eso que la quiero tanto".

La semana pasada comenzaba como siempre, gobiernos inestables, represiones, visitas protocolares, amenazas cruzadas, denuncias de corrupción y el consabido y necesario entretenimiento.

De pronto un joven estalla y se lleva más de veinte vidas con él. Vidas que no conocía y que no lo conocían, vidas que en este caso solo tenían en común estar en Manchester en un mismo lugar.

La noticia luego se desarrolla; el terrorismo, las victimas, el lugar, las fuerzas de seguridad, la política nacional, la internacional, las palabras de consuelo de las figuras públicas y los mil videos confusos de los teléfonos celulares en la mano.

Los detalles, las sospechas, las reacciones, el estupor.

Imaginé a un sobreviviente de aquel ataque al Bataclan en Paris, hace ya dos años, abrazando a una niña de Manchester. Imaginé que, en un día común, ese barbado metalero cuarentón miraría con desden a esa adolescente fanática de su estrella pop. Imaginé que esa jovencita que se sabía todas las coreografías de Ariana Grande miraría con sorpresa o cierto rechazo a ese viejo rockero desalineado.

Pero ese día, después de la bomba, después de los tiros, ellos se abrazarían con "un querer" que no existía antes; porque ahora el espanto los unía, porque ahora el espanto los hacia comprenderse más allá de los gustos, aspecto, experiencia o pensamiento.

También imaginé al chico cargando la bomba, y cargando con ella todas las vejaciones, la ruina de su pueblo, la tristeza de la discriminación, el abatimiento de sentirse nadie a los veinte años. Lo imaginé buscando en su efecto una redención de venganza a lo que las políticas, trato y ambición de los gobiernos y poderosos del mundo occidental lo habían orillado. ¿Qué sentido racional tiene asesinar a niñas que cargan globos rosas y lloran por ser como su referente de apenas unos pocos años más? ¿Qué simbolizan? ¿La opresión occidental? ¿El pecado representado en algún libro sagrado? ¿Son las niñas hijas de la OTAN? ¿de las multinacionales, de la banca extranjera, de las mafias que lucran con la inmigración, de las petroleras? ¿Son las niñas que digitan los gobiernos tercermundistas en sus recreos de la escuela mientras escuchan el último hit de Disney?

El espanto nos une. Nos une al chico que puede armar bombas viendo un tutorial de Youtube, nos une a una niña que esperó mucho para ver a su artista favorita sobre el escenario, que sabe todo sobre la vida de su admirada referente y que no tiene idea de qué es una política migratoria, que es el Isis, que pasó en Libia en la última década, dónde queda Siria, quién es la primera ministro británica ni quién es el señor de cabello chistoso que andaba posando con una bola luminosa en Arabia Saudita.

No es el primer atentado, no será el último, muere más gente a diario, hubo victimas de IRA, de ETA, de FARC, de Sendero Luminoso, de las políticas liberales, de los gobiernos dictatoriales, de las marchas en Venezuela, de las Cruzadas, de la Inquisición, del narco, de la policía, de los militares, de las bombas de la OTAN, del Apartheid; de lo que gusten, crean y vean en la época histórica que elijan; pero el espanto que hoy nos une quizá sea más impactante por el detalle. El detalle que se vuelve infinito al haber una cámara en cada teléfono, en cada mano.

Una bomba en Hiroshima es una bomba en Hiroshima. El espanto nos une. Ese día seguramente, aunque no haya registro, un grupo de niños jugaba en un parque o celebraba un cumpleaños; ver esas imágenes nos hubiera unido más. Mucho más por esas diez o veinte victimas que por los miles y miles que murieron para ser una cifra en los periódicos blanco y negro de entonces.

Debería unirnos el espanto de lo que viven los inmigrantes, los que no tienen justicia, los esclavizados, las secuestradas y ultrajadas, los que desde el nacimiento ya comienzan su camino sin futuro. Pero el espanto que no vemos o no sentimos tocando a nuestra puerta, no nos une; simplemente es la distancia que existe entre un viejo rockero y una niña pop. Es la distancia que cotidianamente nos interponemos para forjar nuestra personalidad. Lo que me gusta y lo que no, lo que me da emoción y lo que no, lo que haría y lo que no, lo que iría a ver y lo que no, lo que sueño ser y lo que no, lo que me gusta consumir y lo que no, lo que me gusta que el mundo vea de mi y lo que no, lo que pienso respecto al mundo y lo que no. Todo una elección dual, hasta que nos une el espanto.

Porque por sobre Paris y Manchester, por sobre la historia de Francia y Gran Bretaña, por sobre la política histórica de occidente, por sobre la efectividad antiterrorista y las políticas sociales, por sobre el colonialismo y la dignidad, por sobre los invasores y los invadidos, por sobre los sometidos, los asesinos, los tiranos y los tiranizados: está el espanto. Ese espanto que nos une más aún que el amor, porque el amor es mucho más selectivo.

No debe existir una sensación que nos una tanto. Porque hasta los máximos cultores del humor negro se hubieran quedado sin sonrisa al ver una niña con un globo rosa desangrándose por haber elegido, sin poder elegir su destino inmediato, la ciudad, el día, la ubicación y la artista a la cual venerar.

Solo me gustaría decirte que si odias al mundo, que si te ha tratado muy mal a ti y a los tuyos, que si mueres de enojo por que eres discriminado, subvalorado y no entiendes porque existe tanta injusticia, tanta estupidez, tanta negación y tanta criminalidad de parte de quienes tienen el poder en el planeta: combatas todo eso con arte, exprésalo en las paredes mil veces, construye subculturas poderosas que contagien valores, inventa expresiones que liberen tu espíritu, reúnete con los que como tú tienen mucho que decir, pelea con baile, con pintura, con poesía, con rimas, con literatura, con nuevos paradigmas de industrias culturales que te coloquen en el centro a fuerza de perseverancia y talento, hazte ver, hazte notar, lucha por revertir lo que quiere el mundo que representes, asómate a la superación del triste tutorial que te enseña a matar. Eres más que eso.

Por favor no caigas en la triste mediocridad de asesinar a niñas con globos rosas en la mano.

Niños del mundo no crezcan admirando las armas, sean ustedes el arma; no busquen tutoriales de como armar bombas, busquen tutoriales de como evitar los gases lacrimógenos represivos; no sean cobardes creyéndose combatientes de causas que inventaron los poderosos, no crean que cambiaran al mundo estallando por el aire; atrévanse a empuñar un libro de ficción con la misma emoción con que empuñan banderas inventadas; no nos obliguen a que el espanto nos una, oblíguenos a escucharlos a través de la admiración; no asesinen niñas con globos rosas, enfrenten al monstruo que vive debajo de sus camas.

Ellas iban por una noche feliz, una noche feliz que no es la responsable de sus vidas tristes.

Una vez más. Nos une el espanto, será por eso amigos, que los queremos tanto!

Damas y caballeros, bienvenidos al kaos total!!!!!!

Bienvenidos Al Caos TotalEl PirataComentario EditorialECDQEMSD

No Nos Hagan Reír

Que Nos Duelen Las Costillas

¿La imposibilidad de una hormiga de matar a un elefante muestra su debilidad de recursos o hay algo que no estamos leyendo correctamente?

Una Clase Política

Afuera y Adentro

Entraba el maestro Donald golpeando la puerta y cansado de que el coreano otaku dictatorial de la primera fila le aventara siempre papelitos, le dijo:...

Venezuela en Tensión

La Hora de La Constituyente

Y luego de la clase democrática por parte de todos los actores políticos de Venezuela, esto es lo que quedó hasta el momento...

Sr Bigotes y Mr Pelucas

Venezuela en un Día Especial

Así fracaso el amigo, el enemigo, el mediador, el demócrata, el republicano, el popular, el socialista y hasta el sumo pontífice que repartió estampitas y creó una cadena de oración sin saber bien que pedir.

Entre el Descontrol y la Fe

En Lugares Equivocados

Entre encadenamientos extraños, gobiernos paralelos, decisiones sorprendentes, barricadas en las calles, presos prometidos y violencia física, simbólica e institucional.


Todos los editoriales de El Pirata

ACTUALIDAD

Copyright 1998/2017 canaltrans.com todos los derechos reservados