rss canaltransECDQEMSD Podcast XMLcanaltrans.com en Facebookcanaltrans.com en Google +canaltrans.com en Twitter

Y Cuando Volvimos al Pasado

Política Internacional - Por El Pirata

Tags

Noticias Internacionales

actualidad

realidad

mundo

poder

gobiernos

elecciones

colombia

duque

petro

venezuela

izquierda

uribismo

estados unidos

kim jong un

donald trump

banco

méxico

europa

aborto

irlanda

precidenciales

presidente

mattarella

conte

italia

argentina

oposición

volcán

kilauea

la liga

movimiento cinco estrellas

timochenko

farc

segunda vuelta

historia

democrática

experiencias

real madrid

gran poder

mundial

fútbol

pasado

futuro

política

 

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

El Pasado ya Era Otro

El Pirata | 28 de Mayo de 2018 | ECDQEMSD Podcast

Bienvenidos a las noticias internacionales y el carrusel de política negociada.

La semana pasada aprendimos que si bien el tiempo es lineal y el presente es historia a los dos segundos de suceder, en política se puede ir hacia atrás; se puede viajar al pasado.

Lo que era una segura reunión entre Trump y Kim Jong Un ya no lo es y pasamos del Nobel de la Paz, a "queda suspendida". Y pasa de "no se hará" a "seguimos negociando". Y quizás pasemos de "seguimos negociando" a "habrá nueva oportunidad".

En Europa Irlanda votó a favor del aborto pero en Polonia y Eslovenia los extremos conservadores empiezan a forzar una revisión de las leyes que lo permiten.

En Argentina hubo una multitudinaria marcha opositora pidiendo volver hacia atrás, ese atrás que siempre le resulta nostálgico al peronismo aunque lo recuerden diferente a como fue.

En España, dos tercios de los votantes de Podemos felicitaron a Iglesias por la compra de su bonito chalet. Y la joven pareja política respiró aliviada.

En Italia el presidente Mattarella dijo "no" al gobierno de Conte y voló todo por el aire. La propuesta de volver al pasado con una economía anti-euro a cargo de un viejito octogenario no le sentó bien y en los próximos meses habrá elecciones otra vez.

En México cada vez son más los que creen que alguien los puede llevar al pasado, antes: cuando vivir no parecía tan difícil. Un pasado glorioso como el que Trump prometía en la campaña que lo llevó a la presidencia con una pequeña ayuda de la tecnología.

En Venezuela se tratan de convencer que el futuro está en el pasado, ese donde globalización y revolución se podían elegir porque todavía había cosas que se podían debatir.

Muchos sostienen que no hay modo de regresar al pasado, que las sociedades siempre avanzan, sea cual sea la dirección, y que las reivindicaciones obtenidas nunca están en peligro; porque, en la visión más optimista, una vez que se avanzó nadie estará dispuesto a resignar lo alcanzado.

Sin embargo la historia nos muestra que si se puede. Que podemos regresar a dictaduras, a populismos mesiánicos, a hablar del siglo XXI como si estuviéramos a mediados del siglo XX, que podemos regresar al esclavismo nunca desterrado, que las leyes pueden cambiar, que la protección que un país le daba a inmigrantes se puede desvanecer, que el casamiento igualitario se puede perder como pasó en Bermudas, que el aborto se puede restringir como está ocurriendo en Europa del este, que cuando creíamos haber superado ciertas guerras habrá alguien con intensiones de reavivarlas.

Y mientras seguimos el minuto a minuto de lo que pasará con esta fabulosa máquina del tiempo llamada política y sociedad, el mundo avanzaba, siempre dentro de su orbita solar.

Miles de mujeres en el mundo desean consolar al pobre guardameta del Liverpool de su tremenda depresión. Egipto no puede creer lo que le está pasando a su estrella futbolística, Salah. Sergio Ramos resultó ser más malo que Thanos, el Real Madrid se llevaba su décimo tercera "orejona" y el aroma a mundial de fútbol ya empieza a inundar, como ayer, las pantallas a pagar en cuotas.

Pasó el día de las madres en Bolivia y en Dominicana, el Gran Poder se mostró en las calles de La Paz, el volcán Kilauea en Hawai sigue mostrándonos el fuego en todos sus estados posibles y colores, los camioneros ponen en jaque a Brasil y Temer amenaza con los militares, cambió la configuración del parlamento iraquí y preocupa a Irán, el Banco de México admitía un quinto ciberataque en menos de un mes, el precio del petróleo se elevó y se desplomó en una semana, la nueva normativa sobre protección de datos te llenó la casilla de correo y hubo elecciones en Colombia.

Unas elecciones muy significativas porque, condimentos internos y externos, la pusieron en el centro de la información. Una presidencial después de los tratados de paz con las FARC, una presidencial donde las FARC, devenidas en partido político, estuvieron siempre en el centro del debate pero no sucintaron apoyo popular. Una presidencial donde la situación de Venezuela influyó tanto o más que la situación interna. Una presidencial donde un ex guerrillero del M-19 tuvo que decir mil veces que no era lo que los otros decían que era; un uribista al que horas antes de la elección le colocan sobre la mesa un informe que relacionaba a Uribe con el narco; un vice presidente con ganas de más y todo el aparato estatal y unos candidatos que ya iban pensando a quién apoyarían en la segunda vuelta antes de conocerse los resultados.

En las últimas horas, y como siempre, todos los extremos hacia el centro para tratar de convencer a la mayoría. Ni la izquierda tan izquierda, más humana, ni la derecha tan derecha, más amigable.

Conteo de votos en unas elecciones tranquilas: Iván Duque y Gustavo Petro a la final. Derecha e izquierda van al 17 de junio para definir quién presidirá Colombia.

Lo más significativo: quizá sea Timochenko, el líder de la ex guerrilla FARC, votando. Lo más significativo quizá sea que Colombia le dio la espalda a los arquitectos de las conversaciones de paz en las urnas.

Mala elección para el candidato del actual presidente Santos, Vargas Lleras, y mala elección para Humberto de La Calle. Gran elección del uribismo y gran elección de la izquierda que, por primera vez en la historia democrática de Colombia, se coloca cerca del sillón presidencial.

¿Se puede volver atrás?

En política siempre! Pero las sociedades cambian con el tiempo y las experiencias. Puedes hacer el mismo paso de baile que hiciste hace dos minutos atrás, pero la música avanza, siempre avanza en sus compases. En otras palabras: puedes hablar, vestir, peinarte y simular que estás en siglo XX o en el 2050, pero el ritmo es el de 2018, con problemas, soluciones, alternativas, posibilidades y expectativas de este presente.

Damas y caballeros: bienvenidos al kaos total!!!!!

Bienvenidos Al Caos TotalEl PirataComentario EditorialECDQEMSD

La Patria de las Pasiones

Lógicas y Esperanzas

Las encuestas acertaron. El milagro para la izquierda nunca se produjo. El hombre de Uribe tiene cuatro años por delante para gobernar desde la Casa de Nariño. Si, cuatro años, hasta el próximo mundial, el del Qatar, sin posibilidad de reelección.

La Mesa Está Servida

Todo Preparado

Todos listos y preparados, parece que no hay marcha atrás, ya tenemos a Kim Jong Un listo para decir que impuso condiciones y a Trump preparado para tuitear que fue una reunión muy provechosa y me merece el Nobel de la Paz.

Fotos Viejas

De Hace Horas

Esa fotografía ya es en blanco y negro porque hoy Pedro Sánchez preside España, Conte se queda con la silla del Ejecutivo y Trump anunció que la cumbre sí se hará.

Y Cuando Volvimos al Pasado

El Pasado ya Era Otro

Si bien el tiempo es lineal y el presente es historia a los dos segundos de suceder, en política se puede ir hacia atrás; se puede viajar al pasado.

Invitados a No Participar

O Participar como Invitados

A veces nos hacen sentir que nos invitan para validar, para legalizar, para reconocer que nuestra función es importantísima porque una fiesta sin invitados no es fiesta.

 
Todos los editoriales de El Pirata

ACTUALIDAD

Copyright 1998/2018 canaltrans.com todos los derechos reservados