rss canaltransECDQEMSD Podcast XMLcanaltrans.com en Facebookcanaltrans.com en Google +canaltrans.com en Twitter

Red Culpable, Sociedad Inocente

Política Internacional - Por El Pirata

Tags

Noticias Internacionales

actualidad

realidad

mundo

gobiernos

política

masacre

nueva zelanda

mundo

transmisión

violencia

facebook

red social

sociales

twitter

video juegos

fortnite

call of duty

matanza

libertad

control

estados unidos

democracia

méxico

derecho

videos

usuarios

millón

responsables

escuela

perfil

periodista

tribunales

economía

china

europa

bloqueos

veracruz

argumentos

armas

san patricio

tréboles

alcohol

brexit

parlamento

muro

construcción

netflix

series

sociedades

 

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

Cómo Evitar Responsabilidades

El Pirata @PirataEcdqemsd | 18 de Marzo de 2019 | ECDQEMSD Podcast

Bienvenidos a las noticias internacionales y la red social culpable de ser red e inocente de ser social.

Nueva Zelanda, un pueblo ignoto, un joven supremasista transmite por Facebook live durante casi veinte minutos la masacre de casi medio centenar de personas en dos mezquitas.

Esto es inadmisible, esto es un horror, esto es una locura, cómo puede ser Facebook! Cómo puede ser!!!

Esto fue más o menos lo nos dejó la semana que pasó.

Analistas que culpaban a los video juegos, que si RDR2, Fortnite o Call of Duty habían sido los responsables. Los mismos analistas que hace tiempo atrás analizaban si el asesino serial había escuchado Marilyn Manson o Black Sabbath antes de cometer la matanza.

Tiempos modernos: el criminal nombra a un youtuber sueco que sale rápidamente a decir que no apoya de ninguna manera el accionar del tirador. Tiempos modernos: en una isla lejos de todo el mundo impactan las balas de todo el mundo. Tiempos modernos: ayer todo musulmán debía explicar que no es terrorista, hoy todo hombre blanco debe explicar que no es supremasista, racista, islamofóbico.

Y todos contra Facebook. Qué cómo pudo transmitir la masacre sin que la empresa se de cuenta. Qué cómo no se tomaron las medidas necesarias cuando la misma red baja videos a los pocos segundos si aparece un pezón o algo que afecta la sensibilidad. Qué cómo a mi me clausuraron la cuenta por hacer un chiste y a este tipo lo dejaron transmitir durante 17 minutos.

La masacre quedaba casi de lado, las explicaciones de por qué un australiano había planeado la matanza durante dos años, el hilo conductor del manifiesto racista que había publicado en Twitter, su simpatía por Donald Trump y su apoyo a la teoría de una raza dominante amenazada por la inmigración quedaban casi al margen. Facebook se había dado cuenta de lo que pasaba cuando la policía le alertó.

Pero que Facebook sea una red social no nos hace responsables de nada a todos nosotros, inocentes sociedades. La red es la culpable. A ella entregamos el poder, a ella le dimos nuestros datos, a ella le exigimos libertad total y control efectivo. Ella que nos rompió el corazón el día que anduvo jugando con los servidores y nos dejó socialmente incomunicados, ella que nos obligó a ver lo que este desquiciado hacia mientras nosotros como sociedad gritábamos "no, no!!! Eso no es lo que queremos como sociedad!!!".

Momento! La red llegó tarde, es cierto, pero luego alguien hizo saltar eso a Youtube. Momento, y los comentarios, por miles, que aplaudían el hecho? Momento, 24 horas después de la masacre Facebook seguía eliminando videos de la masacre. Uno, dos... No, un millón y medio de videos que un millón y medio de usuarios habían replicado en la misma red como si se tratara de un virus o una lucha por el derecho a la información. Sí, un millón y medio.

Argumentos que la sociedad viene dándose a si misma para evitar asomarse a su oscura conciencia e irremediable asco. Son las armas, son los automóviles, son los edificios, son las políticas, son los objetos, nunca somos nosotros. El horror no está en que las sociedades tarden años en detectar a posibles asesinos alimentados por discursos y acciones pequeñas que podrían terminar en cosas como estás. El error está en que la red tardó 17 minutos en dejar de publicitar el hecho.

El error no está en que vayamos cobijando más "brentons" en nuestras sociedades, el error está en que ahora muchos más pueden verse motivados por haber visto la transmisión. Esa es la lógica.

Cristchurch, Nueva Zelanda, tapó la masacre de la escuela en San Pablo de la semana pasada. Y ahora no tenemos una red terrorista a quién culpar, no tenemos las venganzas de países en guerra, no tenemos ex combatientes trastornados, no tenemos ni siquiera la misma motivación en una y otra masacre. Lo que siempre tenemos que tener es un culpable. Un culpable material con nombre apellido y una historia sórdida que mejore su perfil, y un culpable intangible que sirva para mantenernos a nosotros inocentes como sociedad.

Y mientras todo eso ocurría, buscábamos más culpables para no sentirnos tan responsables.

Estamos buscando la película o el video juego de donde el Cartel Jalisco Nueva Generación sacó eso de cortar carreteras de Veracruz con trailers en llamas, de dónde el asesinato de un periodista en Sonora, de dónde el regreso de los asesinatos mafiosos en Nueva York como el de un capo del clan Gambino.

Seguimos buscando de qué serie de Netflix Cristina de Kirchner sacó que su hija debía ser tratada médicamente en Cuba cuando ambas están procesadas en su país; de dónde salió eso de secuestrar inmigrantes en Tamaulipas; de dónde tomaron la idea de que Estados Unidos realmente este preocupado por la democracia, de dónde el parlamento británico hundiéndose en su propio lodo, en qué serie China se acerca a Europa para fortalecer su economía, que música escuchó Trump al cumplir su amenaza de saltarse al Congreso para la financiación del muro y cuál será el Instagram de "Lady Chancla" que explicaría el por qué la hizo de tos en el metro defeño.

Y más noticias daban vueltas por la red. Nicaragua y los diálogos interrumpidos; la tensión venezolana; el fútbol femenino y Capitana Marvel; manifestaciones contra la falta de freno al calentamiento global en todas las grandes ciudades del mundo; el gobierno español aprobaba la exhumación de los restos de Franco para el 10 de junio; el mundo celebraba San Patricio entre duendes, tréboles, alcohol y las incertidumbres de una región del planeta que todavía no define como le va a pegar el Brexit.

Quizás el escritor colombiano tenga razón y las estirpes condenadas a cien años de soledad no tengan una segunda oportunidad sobre la tierra.

Y entre culpables y responsables, entre confusiones y fusiones, entre apagones e iluminaciones y todas las transmisiones que replicamos para no sentirnos tan solos en estas sociedades que nos confinan a la soledad: les damos la bienvenida al kaos total!!!!!

Bienvenidos Al Caos TotalEl PirataComentario EditorialECDQEMSD

Amazonas Jugando con Fuego

Política en Llamas

Los incendios se multiplicaron por centenares llegando a records históricos, la selva se iba consumiendo, el humo no tapaba el desastre y comenzó la novela dramática de enredos ridículos.

Furia en la Ciudad

Las Exaltadas o las Hartas

Por qué ahora? Por qué así? Por qué por estos casos puntuales? Por qué todo? Porque las cosas pasan cuando pasan, y sobretodo cuando varios actores sociales se dan cita para que pasen, por acción, omisión o circunstancia.

Los Enojados

Esa Fuerza que Mueve al Mundo

Bienvenidos a las noticias internacionales y a los enojos que mantienen en constante actividad un mundo frustrante. Fin de semana de una larga lista de crecientes enojos.

Cuánto Odio es Mucho?

Los Discursos Peligrosos

Si bien Donald Trump no fue quien jaló del gatillo en El Paso, tampoco en Dayton, Ohio, ni tampoco la semana pasada en Gilroy, California, su responsabilidad no se quita con un tuit...

Cuando Puerto Rico desató el Huracán

Imágenes del Siglo XXI

Visto así se ve todo muy 2.0. Pero los condimentos son clásicos: periodismo de investigación, exposición escandalosa, hartazgo de los ciudadanos y referentes culturales de prestigio social al frente de las revueltas.

 
Todos los editoriales de El Pirata

ACTUALIDAD

Copyright 1998/2019 canaltrans.com todos los derechos reservados