Escuchar ECDQEMSD Podcast en Spotify
Escuchar ECDQEMSD Podcast en Apple Podcast
canalTrans ECDQEMSD Podcast
ECDQEMSD en YouTubeECDQEMSD en TwitterECDQEMSD en FacebookECDQEMSD en Instagram
ECDQEMSD Podcast en SpotifyECDQEMSD Podcast en SpotifyECDQEMSD en YouTubeECDQEMSD en TwitterECDQEMSD en FacebookECDQEMSD en Instagram

MUJERES EN LAS CALLES

Política Internacional - Por El Pirata

Noticias Internacionales

Un grito que exige un cambio

El Pirata @PirataEcdqemsd | 09 de Marzo de 2020 | ECDQEMSD Podcast

Escuchar este editorial en el podcast

Bienvenidos a las noticias internacionales y las conmemoraciones que nos recuerdan que el mundo cambia constantemente. Cambia porque debe cambiar. Cambia porque es saludable que cambie. Cambia por que el planeta da vueltas al sol y nosotros nunca somos los mismos una vez que conocemos, que sabemos, que nos enteramos, que nos comunicamos, que escuchamos historias y que sentimos empatía.

Claro que todos los cambios que amenazan nuestros privilegios o nuestras estructuras constitutivas son incómodos, para unos más que para otros, pero los cambios son eso, cambios, y aunque a veces no tienen la velocidad ni la profundidad que desearíamos, aunque a veces se va por cien y se obtiene uno, aunque a veces debemos reformular los cambios porque a veces no son los cambios que en realidad buscábamos, es de una necedad preocupante imaginar que todo debería seguir como está "porque siempre fue así y porque así está bien".

El 8 de marzo fue elegido para conmemorar el día de la mujer por un hecho histórico, o una serie de ellos relacionados con el movimiento obrero, que hoy parecen hasta ridículos, como la lucha de las mujeres por el derecho a votar.

Y cuánto se ha logrado cambiar por la lucha del movimiento obrero que hoy nos suena tan natural? Cuánto había y, hay, en el mundo actual que nos suena intolerable y que antes era lo "normal": trabajo esclavo, muertes en las factorías por exceso laboral, entierros en vida en las minas, inexistentes descansos, sistemas de trabajo donde lo que se obtiene como paga es un bono para cambiar por insumos de las misma empresa que apenas alcanzan para la subsistencia y un largo etc...

Un largo etcétera que hoy convive con los logros alcanzados por los movimientos de protesta. Así como conviven hoy realidades feministas tan diversas. Mujeres casadas por conveniencia. Dilapidadas por pecadoras. Discriminadas por ser mujeres a la hora del nacimiento. Vendidas como esclavas modernas para el uso de quehaceres domésticos o la prostitución.

Y podemos hacer una lista de cuestiones que forman parte de la respuesta reaccionaria más común a la hora de desacreditar un movimiento de cambio. "No solo mueren mujeres". Sí, claro. "También hay mujeres que golpean hombres". Aja. "Las mujeres a veces provocan". Miré usted señor obispo. "Yo estoy a favor de la igualdad, la igualdad de que las mujeres hagan cosas de mujeres y los hombres cosas de hombres". De que cosas hablamos? "La mujer ha sido bendecida con el mayor milagro, engendrar a una vida". Gracias por la bendición.

Si queremos desacreditar luchas habría que empezar a ser más creativo, porque neta son un asco. Claro que hay negros que matan y roban, y claro que eso no tiene sentido frente a la lucha contra la discriminación y ni si quiera si hasta el mismo Martin Luter King nos hubiera asaltado en un callejón, nuestra desacreditación no tendría sentido. Claro que hay homosexuales criminales y mala gente, y eso no tiene nada que ver con la lucha de los colectivos gays. Por supuesto que hay judíos asesinos seriales pero poco tiene que ver eso con justificar el antisemitismo.

Sabemos que es muy difícil. Sabemos que todo era más fácil cuando llegábamos con flores, abrazábamos por detrás a nuestros "tesoritos" y le deseábamos "feliz día de la mujer" para preguntar acto seguido si estaba lista la comida.

Pero no tengan miedo, esta lucha que hoy llevan las mujeres adelante no significa que sus esposas se van a plantar en barricada en medio de la sala. Tampoco, señora, significa que su empleada doméstica deje de acatar sus ordenes de repasar los bronces.

Sabemos que mezclar lo cotidiano con una lucha histórica a veces no es lo recomendable porque hace que lo mezclemos todo en beneficio de los privilegiados. Sabemos que habría geishas orgullosas de que les venden los pies hasta la tortura, que hay madres en Chiapas o Oaxaca que venden a sus hijas para darles mejor futuro, que hay mujeres niñas en oriente que aceptan la muerte por dilapidación o el casamiento pactado porque no les queda otra, sabemos que hay mujeres procesadas en cárceles centroamericanas por haber abortado, sabemos que cerca de Bombay, en este momento, hay una familia llorando porque nació una niña y no un niño.

Sabemos que la realidad de la mujer de pollera en Bolivia y una ejecutiva de cuenta de un banco en Nueva York, es muy diferente. Que una niña nacida en Burkina Faso tiene infinitamente menos oportunidades que una nacida en Estocolmo. Sabemos que hay mujeres que mueren violadas en aldeas de Sudán y adolescentes que se suicidan en Japón porque no soportan la presión. Sabemos que hay mil luchas pequeñas y diversas por alcanzar derechos, luchas que van desde igualdad ante una oportunidad laboral hasta la simple y profunda consigna de "dejen de matarnos".

En la calles, marchando juntas, en sus casas, unas más extremas, otras mas moderadas, las mujeres están alertando que muchas cosas, hasta detalles socialmente aceptados durante siglos, deben cambiar.

Ver las cruces negras sobre fondo rosa en Ciudad Juárez, conocer las historias de una larga lista de muertas, desaparecidas, violentadas, objetivizadas, quizá nos acerque un poco más al miedo. Un miedo mucho más profundo y previo, un miedo mucho más horrendo que el miedo que a muchos les da verlas marchar, verlas en las calles o haciendo huelga para que se note su reclamo en ausencia, señalando así el lugar que ya no pueden ocupar las muertas, las desaparecidas, las violadas dañadas para siempre psicológica y corporalmente, las victimas de violencia domestica, las menospreciadas, las atacadas con acido para asesinar su belleza insoportable porque "si no es mía no será de nadie".

Quienes sepan tejer bien, sabrán que un tejido es muy difícil de cambiar, sobre todo cuando acumula puntos fallidos, errores, huecos por omisión, enredos y cortes en el hilo.

"Pero es que así dice la letra de ese bolero. Pero si yo nada más hago chistes. A las mujeres les gustan que les insistan, por eso se ponen falditas para provocar. Una cosa es mi hija, mi madre y mi esposa y muy otra esas locas. Si yo fuera mujer sería bien puta. Las mujeres son las peores cuando hablan de sus congéneres. Pues así es nuestra relación, un poco violenta, pero nos amamos, es como ponerle chilito a los tacos".

La lista de frases que vuelan al pasar es tan extensa como un drama clásico de teatro griego.

Nunca un cambio profundo se alcanza en un día, ni en un año, a veces ni en un siglo. Pero es imposible detenerlo, regresar atrás, evadir el planteo y dejar de tomar nota.

Los nombres pintados en el zócalo mexicano quizá sean borrados, quizá una lluvia los vuelva ilegibles, quizá alguien comente "también hay hombres que mueren a diario y son muchos más". Pero ese no es el punto; el punto es que ninguna sociedad puede desentenderse de una epidemia como la que muchos países viven con el escandaloso asesinato de mujeres. Asesinatos que por otro lado, y para completar el circo, quedan impunes en un altísimo porcentaje en procesos que generalmente comienzan con preguntas del tipo: "y que hacia a esa hora así vestida? Pero por qué se subió a ese auto?".

La onda es que las mujeres puedan elegir, como fue el origen de la protesta del 8 de marzo hace más de un siglo. Que puedan elegir ser alumnas, doctoras, ser madres, no serlo, definir su sexualidad, no hacerlo, ser putas, ser deportistas, ser provocativas, ser cultoras de belleza con maquillaje y depilación láser, ser mujeres a cara lavada y pantalones, ser monjas, ser esclavas de su macho, ser esclavas de su hembra, no ser esclavas de nadie, vivir sin combatir porque esa lucha no las representa, marchar porque sí las representa... pero que en todo eso, en cada decisión, hasta en la decisión de "hoy salgó de pantalón de mezclilla o minifalda": no les vaya la vida. No vivan con miedo de cada carro que les pita, cada patrulla que se les cruza, cada vez que se suben a taxi o cada que alguien se les acerca en el metro.

Día de lucha, habrá quien comprenda, habrá quien no, como ante lo inevitable... como ante lo afortunadamente inevitable, los cambios, lleven estos el tiempo que lleven, no necesitan la comprensión de todos, simplemente son, como un tren que avanza inexorable.

Damas y caballeros: bienvenidos al kaos total!!!

Bienvenidos Al Caos TotalEl PirataComentario EditorialECDQEMSD

MAS ARTÍCULOS

ACTUALIDAD

Tags del Artículo

actualidad - realidad - mundo - gobiernos - política - noticias - Feminismo - Latinoamérica Marcha en las calles - Movimiento Obrero y la protestas de las Mujeres - Las respuestas reaccionarias más comunes - La consigna simple "dejen de matarnos" - Los nombres en el zócalo - Combatir el Miedo, reformular parte del tejido social...

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

En Caso De Que El Mundo Se Desintegre - ECDQEMSD Podcast
canaltrans ECDQEMSD Podcast

Copyright 1998 / 2020
ECDQEMSD & canalTrans
todos los derechos reservados