BYE, BYE, CHARLES

te vamos a extrañar

BÁSQUET

"Cuando caí sabía que todo se había acabado, que nunca más iba a jugar".
Con estas palabras y visiblemente emocionado Charles Wade Barkley
 aceptó su retiro tras 16 temporadas en la NBA.

 

Iban tan solo ocho minutos del partido en el cual su equipo, Houston Rockets enfrentaba a Philadelphia 76ers., su primer "hogar" en donde jugó ocho temporadas entre 1984 y 1992. El "Gordo" intentó taparle un tiro a Tyrone Hill, cayó mal y se tomó la rodilla izquierda. Un silencio sepulcral cubrió el First Union Center cuando dos asistentes lo ayudaron a retirarse del campo de juego. Segundos más tarde se supo lo peor: Sir Charles se había roto un tendón de su rodilla y debía trasladarse urgente a un hospital, pero Charles prefirió quedarse sin importar que su equipo sumara una nueva derrota (83-73). Eso no era lo importante, él solo quería aprovechar sus últimos minutos como jugador aunque sea detrás de la línea.

      Fue un Rey sin Anillo en la liga más importante del mundo. Nunca pudo salir campeón con ninguno de sus tres equipos: los ya citados y Phoenix Suns. Sólo la falta de "un anillo" lo apartó de las superestrellas como Magic Johnson, Larry Bird, Julius Earving y Michael Jordan. Nunca estuvo tan cerca como cuando en 1992 perdió la final con Phoenix ante Chicago Bulls (2-4) siendo considerado ese año como el Jugador Más Valioso de la temporada.
      Los números demuestran su grandeza. Anotó 23.755 puntos en 1195 partidos, aportó 4.697 asistencias y capturó 14.162 rebotes. Las estadísticas marcan que sólo Chamberlain y Russell sumaron más de 23.000 puntos, 12.000 rebotes y 4.000 asistencias.

Antes de este inesperado retiro, Barkley ya había anunciado que le diría adiós al basquet a fin de año, algo que casi se había convertido en un ritual desde hace varias ediciones.
      Pero no se esperaba este final. Sinceramente no lo esperábamos. Por eso Charles gracias por estas 16 temporadas, gracias por tu magia dentro de un campo de juego. Y desde ya el anillo que falta es el mismo que te une al Hall de los mejores basquetbolistas de la NBA.

 

por Gustavo Kuffner

sitio
desarrollado por

TRANS producciones
TRANS producciones