EL AMATEURISMO

un esfuerzo no reconocido

HOCKEY

Para los deportistas amateurs no existe el límite de esfuerzo, ni el renunciar un solo minuto al mismo, para conseguir lo mejor cada día. En la mayoría de los casos el triunfo es un mérito propio y aunque cueste entenderlo, a veces, muchos de los que dicen estar al lado de ellos, luego desaparecen.

El mejor de los sinónimos que se le puede llegar a encontrar al amateurismo es el de "pasión". Sin ella, ningún deportista podría llegar a conseguir absolutamente nada. Por eso mismo en muchos casos, los propios protagonistas deciden tomar decisiones que les cuesta la carrera. Por otro lado lo que reciben en forme de subsidio, es algo mínimo, como por ejemplo una media beca, que por lo general no alcanza...

No alcanza, pero la pasión es tan grande que lo económico queda en segundo plano y lo único que se busca es conseguir lo máximo sin importar como... Y vuelvo a repetir en la mayoría de los casos los triunfos y logros obtenidos son méritos propios.

En una charla con Rodolfo Schmitt, ex arquero de la Selección Nacional de Hockey sobre Césped, actual arquero de Sociedad Alemana de Gimnasia (SAG), me encontré con un caso particular dentro del Hockey. Para dar un ejemplo de lo que un deportista tuvo que hacer y por consecuencia tener que dejar el seleccionado. Rodolfo tuvo que elegir entre el Hockey (la Selección), o el trabajo y el estudio. Él eligió la segunda, y por supuesto que le fue extremadamente difícil tomar la decisión de dejar su pasión desde que fue un niño... A su vez el sabía que del Hockey jamás podría haber vivido, pero interiormente quedó conforme, por todo lo que dejó al tener que representar a la celeste y blanca, al igual que todos los deportistas.

El amateurismo un esfuerzo no reconocido, ¿será esta la opinión de todos los deportistas que por los colores nacionales dejan vida y alma?

Personalmente no me quedan dudas, que sea de esta manera y agradezco a todos los deportistas amateurs por hacer tanto en representación de los colores nacionales.

por Pedro A. Lascano

sitio
desarrollado por

TRANS producciones
TRANS producciones