el protocolo subjetivo

Existen, en la vida social, reglamentaciones para el comportamiento. Listas que cada cultura elabora para remarcar aquello que es correcto o no hacer en determinada situación.

Básicamente cuando se trata de reuniones existe un protocolo (depende el tipo de reunión) que es menester respetar como un contrato tácito. Ese paquete de reglas variará entre una reunión empresarial, familiar, una cena en una embajada, una reunión gubernamental, una reunión con tinte festivo, etc.

En los casos donde el protocolo parece estar ausente solo hay variaciones del mismo. La realidad socio económica, la topografía, el ambiente, el nivel educacional de los reunidos, las edades, y otros muchos datos que harán a la reunión, conformarán las variables para el conjunto de reglas establecidas.

Mientras que siendo invitado a un cena en la embajada de Bélgica deberé tener en cuenta cosas como ponerme de pie ante la presencia femenina y no confundir la copa de vino con la de agua, en un asado con los muchachos ex compañeros del frigorífico deberé saber que mi limite es no faltarle el respeto a la mujer del Pelado Juan, aunque puedo señalar con una pata de pollo a mi interlocutor mientras me rió con la boca entre abierta y llena de ensalada rusa.

En síntesis, el protocolo nunca esta ausente porque rige la tácita reglamentación de una reunión social. Pero a la vez, cada uno ha de tener la sensibilidad personal de lo que le agrada o no como comportamiento del prójimo en una reunión. Y generalmente este tiene poco que ver con el otro protocolo.

Me resulta sospechosa la gente que en las reuniones no bebe alcohol ni fuma. Mitad porque no le encuentro otra razón para reunirse, mitad porque imagino una persona sin vicios. Como mi alterada imaginación no puede dar con una persona sin vicios, mi mente galopa en las terribles perversidades que ha de tener aquel que acaba de decir "No gracias, no bebo" mientras se quita de encima alguna bocanada de humo que por azar fue a parar cercana a su presencia.

Detesto también a las personas convencidas. El convencimiento se ve como actitud envidiable y respetable, pero igual las detesto. Sobre todo aquella personas que como disparadas por un resorte tienen la necesidad imperiosa de hacer notar su convencimiento respecto a cualquier tema. No solo detesto que generalmente suban el tono a la hora de expeler afirmaciones, sino que me dan toda la impresión de estar al borde siempre de: al borde del fascismo, del racismo, del magnicidio verbal, del "anti algo" o del "pos algo". Me representan más a Stalin, a Hitler o a MacArthur (verdaderos convencidos) que a personas de las cuales me interesaría más informarción acerca de sus convencimientos.

No sé porque no me imagino a ningún gran artista o científico trayendo a colación sus convencimientos hasta cuando las conversaciones circulan por otros terrenos: - Que rico está este vino, señor Descartes!
-No sé, pienso luego existo (cogito ergo sum), sabe... para mi en realidad uno ... bla bla bla.

Peor aún son los que utilizan el latiguillo "Para mi" y luego retrucan con una afirmación trascendental. "Para mi todo los gatos son atigrados", y en algunos casos rematan la frase acentuando el cierre con un más cobarde y reiterado "Para mi". Entonces la afirmación queda emparedada y convertida en una fortaleza que el "Para mi" hace inexpugnable cerrando cualquier posibilidad de intercambió.
Lo mejor que puede pasar en esos casos es que otro "Para mi" (por ejemplo un: "para mi no") también generé una fortaleza que llene el espacio aéreo de la reunión con salvas de cañón que van de un bastión al otro.

Otros mal recibidos en mi subjetivo protocolo son los interlocutores que hablan todo el tiempo de si mismos. El "Yo" aparece implícita o explícitamente (si son más primitivos) en cada frase de más de cinco palabras que sea expelida de su boca.

Existe también el que ríe todo el tiempo. Muy bienvenido al principio, pero dudoso cuando pasado determinado tiempo uno piensa: "le debe doler la cara de tanto estar sonriente".

Lo que empeora la situación del sonriente permanente es cuando éste coincide con el que nunca dice nada. Interviene en la reunión, no ha dicho una palabra y sonríe todo el tiempo: si usted no esta ante un asesino serial le pasará cerca.
Tampoco es de mi preferencia el famoso contador de chistes, lo que algunos llaman "el alma de la fiesta". El verborrágico y su séquito de aplaudidores. Un chiste esta muy bien, dos también, pero el show del hombre que divierte a los invitados me sabe patético. Imagino a ese o esa protagonista volviendo solo a su casa y bailando tab antes de acostarse para que los vecinos sepan que Dick Van Dike se va a dormir.

La lista es extensa. Luego de las generalidades llegan las puntualidades, y más luego quizás las obsesiones histéricas más particulares. Si usted cree que esta lista fue confeccionada por el resentimiento  de casi no ser invitado a reuniones, puede que tenga razón. Ahora bien, si usted esta absolutamente convencido, si ríe todo el tiempo, si no bebe ni fuma, si baila tab antes de acostarse : por favor no pierda tiempo en invitarme. Además seguramente yo no sea de los que caen bien a su protocolo subjetivo.

por José M. Pascual

Prohibida la reproducción total o parcial
de los textos sin el consentimiento del autor

Podcast

Teléfonos Móvil y/o PC

Desintegrados de México, Latinos en Estados Unidos, España, Argentina, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile...

The Simpsons, el Juego

Teléfono Móvil como Consola

El juego situará al jugador en una Springfield arrasada por un desastre nuclear, y el objetivo será reconstruirla.

Batman

The Dark Knight Rises

Se trata de la tercera entrega de la trilogía iniciada en 2005 con Batman Begins y continuada en 2008 con The Dark Knight.

Hello Kitty Street Fighter

Gran luchadora para evitar el Game Over

Estás sentado frente a la consola, vas a jugar Street Fighter, el clásico juego de más de dos generaciones, y entre los personajes a elegir está... Hello Kitty!!!

este circo

Comportamiento
Humano

protocolo
 fiestas

reuniones
 amigos

noticias

Chile y el Péndulo

Ilusiones desde el Pozo

Recuerdan que luego de Bachelet, a la que no le alcanzó un gobierno para aplicar las reformas, llegó Piñera, el de las marchas estudiantiles y el de los mineros atrapados; bueno...

Cámaras en el Paraíso

Ricos, Famosos, Poderosos y Sorprendidos

Políticos, mandatarios, ministros, secretarios y empresarios implicados. Ya corren en círculos y ni saben que escándalo los salpica más, Panamá Papers, Paradaise Papers, Sexgate, Odebretch, la Trama Rusa o qué.

Hasta que Lleguen Mis Padres

Las Aventuras de Carles

Carles se subió con sus amigos a una furgoneta amarilla y roja con una estrella al frente y se fue a casa de unos conocidos en Bélgica.

Siempre Volver

Para Combatir la Nostalgia

Las cosas están más o menos en donde las dejamos, o como suele pasar: donde creíamos que las habíamos dejado.

Un Universo Fantasmal

Como Para Espantarse

Convivimos con nuestros propios fantasmas, esos que hemos construido en base a nuestras experiencias y limitaciones, esos que utilizamos de límite a nuestra valentía o capacidad de hacer.

 
Todos los editoriales de El Pirata