maestros de la realidad virtual

En el circo de la actualidad hay verdaderos maestros de la realidad virtual, y no me refiero a las maravillas tecnológicas que hacen, entre otras cosas que usted, estimado lector, este conectado a Internet. Me refiero a la construcción de una realidad paralela, que si no presenta fisuras, es el ideal de cualquier dueño de circo. Si yo llego a ser dueño, por la vía que fuese, de un circo tercer mundista (aunque sea por un período), y digo tercer mundista porque la tarea me seria más fácil aún, mi primer paso deberá ser comprar a los críticos circenses.

Quizás usted no este muy al tanto de cómo funciona el mundo del circo, así que mejor lo expresaré con una metáfora pasando todo esto por ejemplo... a un país. Como presidente tomaría medidas populistas que en realidad sean más frases rimbombantes, de esas que les gusta oír hasta a los intelectuales adinerados, que medidas en sí mismas. Algo importante es, casi al unísono, ganarme la simpatía de los medios de comunicación (en sitios donde los monopolios florecen esto es más simple ya que deberé dialogar con dos o tres personas para haber hablado con todos los medios más influyentes del país).

Está simpatía se obtiene con rebajas de impuestos, cancelaciones de deudas con el estado o asegurándoles un monto de pauta publicidad (perdón, quise decir espacio para difusión de obras de gobierno) Aclaro que no será mucho gasto para lo que es la cifra de un presupuesto nacional. Entre otras cosas también debo mostrarme simpático con la prensa, sobre todo la televisiva, y desarmar a aquel que venga con intenciones de preguntas incisivas con una sonrisa y algún dicho que poco tenga que ver con la pregunta original.  Por ejemplo: Señor ¿qué dice de los índices de desocupación? Digo que no son índices, es gente que está sufriendo y debemos pensar en ellos. 

Eso si, antes de la repregunta lo más aconsejable es hacer como que uno saluda a alguien hipotético y subirse al automóvil de vidrios oscuros. Mi agenda, así como la de un productor, deberá tener los números personales de los popes del periodismo (esos seis o siete que influyen sobre el resto) y mantener una comunicación fluida sobre todo cuando vea que no están siendo del todo obsecuentes (perdón, corteses sería más apropiado).

Nada de perder la paciencia con amenazas y esas cosas que pueden ser tomadas como un rasgo autoritario. A veces un sobrecito con una tarjeta de invitación a una cena, o una cara cómplice de jugamos para el mismo equipo, puede más que un abuso de poder del que siempre habrá tiempo de echar mano.

Una vez aceitada esa rueda que es la que me contacta con el pueblo, pocas cosas me pueden jugar en contra. Sólo pediré buena voluntad, después de todo de eso se trata: cuantas veces hemos dicho de alguien “es simpático” obviando su calvicie, mal aliento, carácter iracundo, renguera, falta de ética y abdomen prominente. Así también se puede titular: “Subió el poder adquisitivo y la gente consume más”; que esto ocurra en comparación con Irak o que se refiera a un 5 % de la población, puede ser relegado a los últimos renglones para que, en todo caso, el periodista no se sienta que traiciona su ética profesional falseado la realidad. Si así y todo se siente mal, le recomendaré que recuerde que una cosa es mentir y muy otra no decir toda la verdad.

Al menos así funciona en política y me gusta que algunos ejemplos de la política se vuelquen al periodismo. Si todo va bien, habré logrado construir esa realidad paralela que me llevará a la galería de la fama hasta que la historia me ponga en mi lugar. Volviendo al circo, que es de lo que hablamos aquí, si yo promociono un león azul y muestro en la entrada una imagen de un león azul, si al menos una persona por fila comenta la belleza del león azul, si a mis empleados les exijo que hablen del león azul cada vez que se refieren al león, si distingo entre la platea a los más apáticos y les prometo cachorros del león azul: la función será un éxito. La gente saldrá del espectáculo maravillada; hasta yo mismo, en el peor de los casos, me sentiré orgulloso de poseer al león azul. Y lo único que en realidad no habrá importado es el color de león.

El cuento podría terminar aquí, pero el león sabe de que color es porque está en su instinto, y el día que los aplausos lo aturdan: el hambre lo puede hacer rugir de tal manera que hasta al domador se convencerá de su verdadero color. Y el león azul de la realidad virtual será del color que son los leones en la realidad. Y hasta quizás el mundo entero se sorprenda de que no fuese azul.

por José M. Pascual

Prohibida la reproducción total o parcial
de los textos sin el consentimiento del autor

Podcast

Teléfonos Móvil y/o PC

Desintegrados de México, Latinos en Estados Unidos, España, Argentina, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile...

The Simpsons, el Juego

Teléfono Móvil como Consola

El juego situará al jugador en una Springfield arrasada por un desastre nuclear, y el objetivo será reconstruirla.

Batman

The Dark Knight Rises

Se trata de la tercera entrega de la trilogía iniciada en 2005 con Batman Begins y continuada en 2008 con The Dark Knight.

Hello Kitty Street Fighter

Gran luchadora para evitar el Game Over

Estás sentado frente a la consola, vas a jugar Street Fighter, el clásico juego de más de dos generaciones, y entre los personajes a elegir está... Hello Kitty!!!

este circo

realidad

Póliticas

Maquiavelo

Modernidad

noticias

Repórtense!

Cuando Tiemblan Las Redes

Entonces se te mueve el piso; y en el mejor de los casos, si no has quedado incomunicado, te suena el whatsapp, se te llena el perfil de mensajes y te exigen casi con tono marcial: repórtate!

Tristes Carnavales

Cuando Conviven el Drama y la Fiesta

En Bolivia el carnaval de Oruro nunca estuvo peleado con la Virgen del Socavón, pero este año empezamos mal. La garrafa de una chicharronera explotó y desató el drama ...

Actualización de Dilemas

En el Carrusel

Mucha campaña, mucha elección, mucha decisión y mucha emoción en una semana que colocó a varios países a meditar sobre su futuro: el inmediato, el próximo, y el distante.

El Lugar del Pueblo

En El Mapa del Poder

Fuimos políticamente educados con una serie de máximas que, repasando algunos pocos hechos, podremos notar que hacen más agua que los discursos de superación personal cuando eres pobre.

Y Adentro Se Escuchan Gritos

Puertas Cerradas

Y es que todos, o casi todos, se encerraron a reparar temas hogareños, ya saben: limpiar la cocina, lavar la ropa, acomodar los muebles y sacudir las alfombras.

 
Todos los editoriales de El Pirata