2003 el año que lo confundió todo

Muchos payasos, muchos animales, trapecistas y sobre todo muchos malabaristas en este 2003, quizás el gremio más sufrido del Circo: ese que nunca se agota de vivir haciendo equilibrio con lo que tiene en las manos.

No importa si nos vienen con el comentario de la inexactitud del calendario gregoriano, no importa si nos dicen que el cambio de año no es más que matemática aplicada a nuestra empírica existencia.  Lo cierto es que el paso de un año a otro nos acerca inevitablemente a la esperanza de cambio.

Generalmente aprovechamos para pensar que si el número cambia algo debería cambiar en nosotros.  Los más satisfecho pensarán al menos inconscientemente: "que sea igual al que paso".  Los exigentes suplicaran "venga un año mejor en todo sentido".  Y la multitud humilde y recatada a la hora de pedir, rogará que al menos no sea peor del que paso.

Las opciones conformistas ofrecen el famoso "de hecho siempre se puede estar peor" y los insatisfechos utilizarán el "espero que este año realmente consiga lo que merezco".  Cuestión que a fin de año, todos pedimos, exigimos, esperamos y sentimos en el aire que algo cambia.

Esos pedidos y deseos al aire no van dirigidos a Alá, Jehová, Ganesha, Dios, Cristo, Buda ni al Manitu de las cosas.  Simplemente es una especie de introspección donde nos exigimos a nosotros mismos entrar en la carrera en la que creemos estar compitiendo.

Así como quizás las fiestas religiosas nos llevan a la metafísica y a la conversación mística, el Fin de Año nos hace mirar de reojo a los gobernantes.

El 2003 quizás pase a la historia por muchas cosas, por las imágenes televisadas de Bagdad, por el presidente norteamericano pidiendo pena de muerte, por los movimientos independentistas de la ex unión soviética, por la ausencia de mundiales de fútbol o juegos olímpicos o por el entretenimiento que nos propuso el vaivén político internacional.

Cada uno habrá vivido sus historias personales en este 2003, pero más allá del balance individual, el año no deja un sabor agradable para la historia humana.  Los gobiernos mundiales, casi en un acto "casualmente" corporativo, han incrementado el control social.  Casi en un acto "virtualmente" acordado, desarrollaron sistemas de presión muy semajantes a los fascismos que creíamos superados.

No se trata de locos enfermos con bigotillo corto hablando de la superioridad de una raza, tampoco de magnánimas marchas con el brazo en alto saludando a un emperador.  Simplemente es la máxima expresión de una polarización que conviene al poder hegemónico: Estas de acuerdo con nuestro concepto de libertad y democracia o eres terrorista.

No es solo Bush, Blair y los guardianes del planeta, son sus imitadores baratos de países periféricos los que también bailan gustoso en la sima del tobogán que termina cercenando la libertad de expresión, el libre acceso a la información y demás derechos humanos básicos.  Imitadores baratos que salen muy caros a los futuros de sus naciones.

Hoy es fácil comprar los medios, modificar opiniones, exigir "sutilmente" colaboración.  Mentiras, mentiras y más mentiras circulan como realidades y cada vez son menores los lugares donde el ojo del amo no llega o no decide intervenir para su provecho.

En un todo es mentir no contar las historias completas.  Es  mentir acomodar los números de una encuesta, es mentir comparar ventajosamente al tuerto con el ciego, es mentir demostrar que solo hay dos lugares donde estar: marchando con del lado oficial o de parte del enemigo público.

En el 2003 las tendencias fascistas pendulares habrán llegado al limite?

Mi respuesta tristemente oscura es que no.  Es que posiblemente nos esperen años aún más oscuros donde solo se escuchen las voces de los ganadores y se lean las noticias que el poder quiere que leamos.

Control.  Cada vez más control.  La más fácil de las formas de alimentar al esclavo tratando de disfrazarle su condición con grilletes lustrosos.  

La otra historia es mucho más compleja, y miles murieron a lo largo de la historia, logrando avances y sufriendo retrocesos en la lucha por un mundo donde seamos tratados como seres humanos con libertad de elección, opinión y necesidades básicas cubiertas.

Este año escuche hablar mucho de guerra, de cumbres económicas, de desarrollo regional, de luchas por la libertad y la democracia, de terrorismo y peligros inminentes, de atentados y sistemas efectivos de control, etc

No escuche hablar mucho de educación, de libre acceso a la información, de colaboración e intervención de los pueblos en las decisiones de fondo, de prestar atención sincera a los deseos de la mayoría, de salud, de garantizar un combate serio a la discriminación, de acuerdos políticos para un futuro donde se fomente la construcción y no la destrucción.  No escuche mucha preocupación, y nada de ocupación de parte de los que ahora están al mando, por dar a las futuras generaciones las herramientas necesarias para solucionar los errores criminales que hoy se cometen confinando a la mayoría de la población mundial a la caridad.

La visión puede ser tildada de oscura, pero no me puedo mentir, el mundo no tiene en su balance 2003 muchas cosas de las cuales sentirse orgulloso (claro que hay gestos individuales y luchas solitarias con las cuales estoy siendo injusto), pero aún así me niego a utilizar el "podríamos estar peor", no por ser un optimista contundente sino por el contrario: podríamos estar peor y están trabajando para eso, por la tanto son pocas las dudas que me caben a cerca de lo que vendrá.

Quizás algún fin de año nos encuentre hablando de progresos mundiales para un mundo mejor.  Quizás nos sorprenda hablando de educación, justicia y salud.

Sin educación ni libre acceso a la información (previó estómago lleno), solo nos repetiremos a nosotros mismos como las plagas se reproducen en un trigal.

por José M. Pascual

Prohibida la reproducción total o parcial
de los textos sin el consentimiento del autor

Podcast

Teléfonos Móvil y/o PC

Desintegrados de México, Latinos en Estados Unidos, España, Argentina, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile...

The Simpsons, el Juego

Teléfono Móvil como Consola

El juego situará al jugador en una Springfield arrasada por un desastre nuclear, y el objetivo será reconstruirla.

Batman

The Dark Knight Rises

Se trata de la tercera entrega de la trilogía iniciada en 2005 con Batman Begins y continuada en 2008 con The Dark Knight.

Hello Kitty Street Fighter

Gran luchadora para evitar el Game Over

Estás sentado frente a la consola, vas a jugar Street Fighter, el clásico juego de más de dos generaciones, y entre los personajes a elegir está... Hello Kitty!!!

este circo

políticas

bush - blair
 justicias
 democracia
 guerra

noticias

Tronos en Juego

Buscando Aire Fresco

Todos criticamos y somos geniales. Porque es más fácil señalar que gestionar. Es más fácil decir cómo debería ser una serie que hacer una serie. Es más fácil hacer una película con la mente que filmarla. Es más fácil decir quién es feo y quién bonito sin un espejo delante.

Humo Sobre Todo

Fuego en el Cielo

Y esta semana que pasó, recordé esa escena, que mucho menos poética, hizo que pensáramos en el humo. Humo en la ciudad, humo en la sierra, humo en los discursos, humo en la calles y armas humeantes.

Hablemos de Venezuela en Finlandia

Reunión Pompeo Lavrov

La semana que pasó hubo de todo, y de ese de todo quizá lo más importante pase hoy, y no en Venezuela sino en Finlandia.

Spoiler para Elecciones Españolas

Histeria e Insatisfacción

Ganó el PSOE, claramente, Pedro Sánchez alza el puño. Deberá pactar para gobernar, sobre todo con Podemos, pero eso no es novedad. Al final ganó el que gobernaba, deberá pactar con quien pactaba.

Semana Santa Sangrienta

De Traiciones, Fuegos y Caídas

Ardía Notre Dame, el Papa rezaba, avanzaba el vía crusis, un ex presidente peruano se daba un tiro y dejaba una carta, un fiscal especial presentaba un informe, Trump sonreía, Corea del Norte mostraba un arma, México echaba para atrás la reforma educativa, (...) y Macron iba a hablarle a los Chalecos Amarillos y terminó haciendo una rifa para recuperar un símbolo de Paris.

 
Todos los editoriales de El Pirata