el mi mismo de yo

El siguiente texto esta bastante alejado de intentar ser una cavilación filosófica o una vulgarización de pensamientos como los que invadieron a los iluminados hombres que disponiendo de una seguridad económica razonable destinaros largas horas a buscar la esencia del ser.

Parto de la idea de un golpe en la cabeza que trastoca el orden de mis conocimientos y coloca en un plano equivalente a "los sucesos posteriores al asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo" y lo que sé de mi mismo.

Ahora bien, debo aclarar, no soy experto en "Los sucesos posteriores a la muerte del archiduque...", se que la organización Mano Negra resistía las políticas exteriores del imperio austrohúngaro y que se toma ese hecho como desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial.  Más o menos lo mismo sabía de mi.  Sabía que había estudiado, que conocía las técnicas de lectura y escritura básicas, que no había tenido una mala vida y que gozaba de la salud indispensable como para que la vida se parezca más al placer que al sufrimiento.

Pero como cuando a uno le interesa un tema en particular trata de investigar e ir un poco más allá,  como si fuera a la biblioteca a requerir textos relacionados con el asesinato del Archiduque, me encomendé la tarea de saber más sobre mi.

Y así utilizando la técnica de la entrevista fui juntando las piezas que deberían dar conmigo mismo.

Un compañero de los primeros años de escuela, al que no volví a ver, me dijo que era yo uno del montón, que era bueno venir a mi casa porque mi madre daba unos bizcochos muy sabrosos.

El médico me dijo que yo era alguien bastante sano.  Lo mire como no entendiendo lo de "bastante" y me aclaró que como profesional él no creía firmemente en que existan personas completamente sanas.  Igualmente esa conversación me sirvió para saber que había tenido alguna que otra enfermedad eruptiva en mi niñez y que me habían hecho un par de suturas por intentar dominar una bicicleta en contra de las leyes de la física.

Los amigos que me conocen mejor me dijeron que la conversación no tenia sentido, que yo debería saber quién soy, se rieron y seguimos bebiendo.  Yo un poco apesadumbrado por haberlos puesto en semejante situación cambié súbitamente de tema.

Algunos amores pasados coincidieron en que era... no sé, creo que los adjetivos comenzaban bien y a medida que se removían recuerdos se tornaban menos corteses terminando en cosas como: inestable, insensible, poco serio, infantil, torpe, incomprensible, cobarde y algunas cosas más que rondan en los mismos términos.

Para los vecinos la cosa fue más simple, o no sabían quién era yo y por qué estaba tocando a sus puertas o respondían que era yo un buen vecino, que nunca un problema, que me comportaba cortés y que tenia un modo particular de caminar, como agachando la cabeza y yendo apurado.

Algunos profesores me recordaban por hablar demasiado, por no hablar, por mi falta de atención, por algunas respuestas interesantes, por algunas preguntas fuera de lugar, por trabajos bien hechos o por el simple hecho de haberme visto parecido a algún otro alumno que ya habían tenido en el largo desfile de alumnos frente a sus ojos.  Uno llegó a confesarme: "Hijo, mire usted, generalmente nos acordamos de los alumnos brillantes o de los pésimos, no de los que promedian... sinceramente no sé quien sea usted", y luego de un incomodo silencio agregó "...pero me alegra verlo, ¿en qué año me dijo que curso conmigo?"

Lamenté no haber hecho terapia jamás, pero supongo que mi analista hubiera dicho que yo era un buen pagador y esas cosas.  La cajera del mercado dijo que mi cabello le resultaba chistoso, el hombre del bar donde desayuno dijo que me gustaban las mesas junto a la ventana y sumó el dato de que era fumador, un policía que me detuvo aquella noche me afirmó que era intratable y que yo era de esos tipos peligroso para la sociedad, una jueza de un concurso literario me confesó que nunca llegó a leerme por más que devolvieran mi ejemplar como evaluado.

Claramente pensé que habiendo realizado tantas entrevistas ya tendría un panorama más preciso de quién era yo, pero resulté ser un jugador de fútbol mediocre cuya única habilidad era ser zurdo, tener demasiado compromiso político para algunos y muy poco para otros, ser divertido... pero por poco lapso de tiempo, averigüe que me gusta mucho dormir, que hay días en siento vacíos profundos y otros en que me creo elegido sin egolatrismos.  Agnóstico más no militante del agnosticismo, pésimo bailarín, en fin... demasiado datos.

Para algunos era el amigo de un amigo, el hijo de, el que se sentaba delante, el que se sentaba detrás, el que hizo equis cosa equis día, el paciente, el cliente, el que escribió determinado articulo, el que se fue antes de la fiesta, el que llegó temprano, el único que no me pareció extraño, el que me pareció extraño, el de charlas aburridas, el de la camisa linda, el de los zapatos feos, el que discutió sobre no recuerdo que cosa, el que estaba sentando en la mesa que a mi me hubiera gustado ocupar aquella tarde en el bar, etc.

Lo extraño, o quizás no tanto, es que cuando uno más quiere saber de algo parece alejarse más, o bien se da cuenta de lo lejos que está de alcanzar el conocimiento completo.   Ese astillado panorama de quién soy no me sirvió de mucho,  generalmente la respuesta más difícil es la que debe partir de uno mismo, y siendo exactos: uno es el menos sincero con si mismo.  Sobre la teoría: uno es lo que cree que es, mas lo que los demás piensan que uno es, más lo que uno en realidad es, creo que tampoco ayuda demasiado a dilucidar la cuestión.

Construiré lo que soy con lo que venga en gana destacar de mi ¿Es así como funciona, verdad?  Un cúmulo de fracasos, unos cuantos aciertos, un poco de fortuna, algo de nihilismo, pizcas de fe en el esfuerzo, uno del montón, único, gustoso de las mesas junto a la ventana.  "La muerte del archiduque en Sarajevo es tomada como el hecho que desencadenará la primera guerra mundial".

por José M. Pascual

Prohibida la reproducción total o parcial
de los textos sin el consentimiento del autor

Podcast

Teléfonos Móvil y/o PC

Desintegrados de México, Latinos en Estados Unidos, España, Argentina, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile...

The Simpsons, el Juego

Teléfono Móvil como Consola

El juego situará al jugador en una Springfield arrasada por un desastre nuclear, y el objetivo será reconstruirla.

Batman

The Dark Knight Rises

Se trata de la tercera entrega de la trilogía iniciada en 2005 con Batman Begins y continuada en 2008 con The Dark Knight.

Hello Kitty Street Fighter

Gran luchadora para evitar el Game Over

Estás sentado frente a la consola, vas a jugar Street Fighter, el clásico juego de más de dos generaciones, y entre los personajes a elegir está... Hello Kitty!!!

este circo

ser

Preguntas
 Conocimiento
 Debate

noticias

Chile y el Péndulo

Ilusiones desde el Pozo

Recuerdan que luego de Bachelet, a la que no le alcanzó un gobierno para aplicar las reformas, llegó Piñera, el de las marchas estudiantiles y el de los mineros atrapados; bueno...

Cámaras en el Paraíso

Ricos, Famosos, Poderosos y Sorprendidos

Políticos, mandatarios, ministros, secretarios y empresarios implicados. Ya corren en círculos y ni saben que escándalo los salpica más, Panamá Papers, Paradaise Papers, Sexgate, Odebretch, la Trama Rusa o qué.

Hasta que Lleguen Mis Padres

Las Aventuras de Carles

Carles se subió con sus amigos a una furgoneta amarilla y roja con una estrella al frente y se fue a casa de unos conocidos en Bélgica.

Siempre Volver

Para Combatir la Nostalgia

Las cosas están más o menos en donde las dejamos, o como suele pasar: donde creíamos que las habíamos dejado.

Un Universo Fantasmal

Como Para Espantarse

Convivimos con nuestros propios fantasmas, esos que hemos construido en base a nuestras experiencias y limitaciones, esos que utilizamos de límite a nuestra valentía o capacidad de hacer.

 
Todos los editoriales de El Pirata