volver de donde nunca se ha estado

Causas y efectos me dieron como patria un país con una cultura futbolera de abolengo y protagonismo permanente.  También causas y efectos me dieron cierta educación relacionada con el análisis y hasta la frialdad del racionalismo.

Cada mundial de fútbol el alboroto interno es imposible de mitigar.  A mi lado racional le cuesta verme frente a la televisión o la radio cambiando mi humor por un resultado deportivo.

El mundial de Alemania 2006 no fue excepcional.  En la cuna del racionalismo, los fantasmas de Goethe, Hegel y Beethoven se hacían a un lado para dar espacio al negocio del circo más convocarte del planeta.  Mi yo racional me indicaba que nuevamente habría representares de la asociación de fútbol del país en que nací jugando contra otros de otras regiones del mundo: igual de ricos, igual de publicitados, igual de respetados y admirados como los gladiadores lo eran en el circo romano.

Mi yo pasional, que ojala nunca me abandone, me indicaba que era más que eso.  Ahí estaba un nombre, una bandera, un lugar en el mundo haciéndose lugar entre muchos.  Dándole alegría a aquellos que solo pueden encontrar las alegrías en algo tan absurdamente irracional como una victoria deportiva lejana mientras raspan el fondo de la olla.

Una cadena de significaciones que hacen a la diferencia entre un buen día y un mal día,  ¿Si puedo abstraerme de todo aquellos del himno, de los colores, de la representación, de la cultura popular, de lo institucionalizado de este acontecimiento deportivo: podría el día de mañana ante la muerte de un ser querido hacer solo la lectura de la desaparición física de un organismo vivo?

En realidad, a veces creo que haber nacido en un país que alguna vez fue es lo que duele cuando se deja de ser.  Algo así como enamorarse.  No se vuelve a conformar uno con pequeños romances.  Y es así de simple y complejo.

¿A quién no le gustaría analizar el dolor de un desamor como la negativa del sujeto en donde está depositado el objeto del deseo o tratar alguna otra explicación lacaniana, freudiana  o hasta meramente biológica?

Si los poetas románticos nos cerraron esa puerta racional, la historia y la cultura de mi país me cerró la puerta a esa racionalidad aplicada al fútbol.

Hice un pacto entre mi yo racional y mi yo emocional.  Dense la mano, coincidan.  ¿Quién dijo que las partes componentes de un sentimiento son irreconciliables?

Me gusta ese día en que el hombre que vende periódicos me entrega una mirada cómplice: cómo diciendo ganamos.  Ese día en que todas las miradas del tren que va cargado de frustraciones, horarios estrictos y problemas personales, se cruzan como diciendo buen día.  Ese día en que tengo tema de conversación con absolutamente todo el mundo.  Ese día en que el tipo que esta cargando esa pesada bolsa en el puerto parece hacerlo con espalda de campeón y mirada de imbatible.  Ese día en que toda la basura que nos divide como población parece untarse en vaselina y al pobre le importa un pito la riqueza insolente que lo abofetea y al rico parece perturbarle menos el grito desaforado del pobre que encuentra una vez en su vida la excusa para gritar sin ser reprimido a cachiporrazos.

¿Cómo puede todo eso depender de un gol, de un penal, de un arbitro, de una jugada, de un segundo?  ¿Qué hace que un millonario hable maravillas del potrero que nunca ha de pisar ni por error ? ¿Qué hace que alguien que no tiene para sus necesidades básicas idolatre a cualquiera de esos 11 que en algunos pocos casos fueron de su condición y hoy tienen un presente de Costa Azul, relojes dorados y apartamentos con hidromasaje?  Aquí la lógica se retira humillada para reingresar por la puerta trasera al grito de "todo esto te da derecho a gritar campeón", a sentirte superior por una vez en la vida. ¿Superior porque algunos cuantos, que nacieron en el mismo sitio del mundo que tú, ganaron un campeonato?

Aquí el racionalismo parece ganar, pero el mismo racionalismo (ahora revelado contra sí mismo) responde: ¿Dónde si no?  ¿Dónde buscar algo que nos otorgue el derecho a eso?

Me interesa muy poco la suerte de los representantes de la asocian de fútbol de un país en un mundial.  Pero es intransferible la sensación de ese día ideal: ese día en que hay sonrisas en la calle, en que hay ese "que bueno haber nacido aquí" flotando en el aire, ese día en que todo es más laxo, más permisivo y respetuoso a la vez, más compasivo y comprensivo, más orgulloso y más significativo, más esperanzador y más encantador.

Si, el fútbol el es el opio de los pueblos.  Como lo es en menor medida el carnaval, un campeonato local, una victoria deportiva cualquiera sea, hasta una elección de miss universo.  Habría que ver por qué hay pueblos tan necesitados de opio.  Por qué el opio pega más en aquellos que tienen una realidad a la cual ya ni la gambeta diaria le hace cosquillas.

Será ese viaje una humareda donde se confunden seres de carne y hueso con héroes épicos, banderas con corazones, latidos con bombos, resultados deportivos con victorias históricas, gritos desaforados con himnos de clanes en búsqueda de supervivencia.

Todo un atentado al racionalismo.  Una gran insensatez.  Un efecto narcótico de realidades tristes.   Pero si para vivir ese día donde todo parece perfecto debo desear que esos 11 ganen un campeonato mundial: lo deseo con toda mi alma.

Quedar fuera del mundial es un grito en la cara de "Hay que volver!"

Volver a la realidad, volver de donde nunca se ha estado.

Por eso duele tanto, por eso la tristeza de que ese día no será.  Por eso la desazón del racionalista y del emocional.

Porque volver de donde nunca se ha estado es la peor y más dolorosa de las nostalgias.

por José M. Pascual

Prohibida la reproducción total o parcial
de los textos sin el consentimiento del autor

Podcast

Teléfonos Móvil y/o PC

Desintegrados de México, Latinos en Estados Unidos, España, Argentina, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile...

The Simpsons, el Juego

Teléfono Móvil como Consola

El juego situará al jugador en una Springfield arrasada por un desastre nuclear, y el objetivo será reconstruirla.

Batman

The Dark Knight Rises

Se trata de la tercera entrega de la trilogía iniciada en 2005 con Batman Begins y continuada en 2008 con The Dark Knight.

Hello Kitty Street Fighter

Gran luchadora para evitar el Game Over

Estás sentado frente a la consola, vas a jugar Street Fighter, el clásico juego de más de dos generaciones, y entre los personajes a elegir está... Hello Kitty!!!

este circo

mundial de fútbol

Alemania 2006
 Argentina eliminada
 fútbol

noticias

Chile y el Péndulo

Ilusiones desde el Pozo

Recuerdan que luego de Bachelet, a la que no le alcanzó un gobierno para aplicar las reformas, llegó Piñera, el de las marchas estudiantiles y el de los mineros atrapados; bueno...

Cámaras en el Paraíso

Ricos, Famosos, Poderosos y Sorprendidos

Políticos, mandatarios, ministros, secretarios y empresarios implicados. Ya corren en círculos y ni saben que escándalo los salpica más, Panamá Papers, Paradaise Papers, Sexgate, Odebretch, la Trama Rusa o qué.

Hasta que Lleguen Mis Padres

Las Aventuras de Carles

Carles se subió con sus amigos a una furgoneta amarilla y roja con una estrella al frente y se fue a casa de unos conocidos en Bélgica.

Siempre Volver

Para Combatir la Nostalgia

Las cosas están más o menos en donde las dejamos, o como suele pasar: donde creíamos que las habíamos dejado.

Un Universo Fantasmal

Como Para Espantarse

Convivimos con nuestros propios fantasmas, esos que hemos construido en base a nuestras experiencias y limitaciones, esos que utilizamos de límite a nuestra valentía o capacidad de hacer.

 
Todos los editoriales de El Pirata