La idea de encontrar a un extraterrestre recorriendo las calles de Buenos Aires, podría haber dado lugar a un film original y divertido. Pero el director Juan Antín apostó por el guiño cómplice, buscando una empatía con su público - ¿adulto, joven o infantil? -, tratando de convertir a su película en un objeto de culto, lo que deja de lado cualquier tipo de reflexión o análisis.

Mercano, el marciano comienza mostrando a dos saqueadores que rompen la vidriera de un negocio de venta de electrodomésticos y no se deciden qué producto llevarse, a la vez que celebran "lo bueno que está esto de los saqueos".

"La película tiene una visión crítica y ácida sobre la realidad", sostiene Antín, pero la ciudad de Buenos Aires que muestra en su film - llena de pobres, prostitutas, gente que come de las bolsas de basura de una casa de comidas rápidas, etc -, reflejan la mirada que un joven de la clase media acomodada de la Argentina puede tener sobre la realidad socioeconómica de nuestro país. Antín al mostrar a los saqueadores, pobres, hambrientos, prostitutas y demás personajes que suelen poblar la urbe porteña no escapa de los simples arquetipos. Cabe preguntarse cuál es la intención de ubicar las aventuras de Mercano, el marciano en la Argentina, cuando la historia no tiene ningún punto de contacto con lo que el realizador considera que es la "realidad".

La supuesta mirada ácida sobre la realidad de la que habla el realizador se limita a mostrar a policías comiendo pizzas, Mercano pasando por delante de un Banco que se llama "Banco Giendo", y universitarios trabajando como taxistas.

Que la historia se desarrolle en Buenos Aires, es la muestra más clara de la deshonestidad del director, que no está preocupado en contar una historia, sino en crear un público cautivo que celebre las aventuras del marciano.

 

A un millón de años luz

Mercano, el marciano hizo su aparición en el canal de música Much Music, como separadores que duraban unos pocos minutos. Tal vez la necesidad o el deseo de llegar al largometraje, llevó al realizador a que el film tenga diversas lagunas y si bien su duración es breve (72 minutos), por momentos se vuelve tediosa y aburrida.

Acostumbrados a las aberraciones de García Ferré, Mercano es una innovación en relación a los rubros técnicos, realizada con un profesionalismo que vale la pena destacar dentro del magro panorama del cine de animación nacional. Pero, tal vez debido a la escasa tradición "animada", uno de los puntos más pobres del film, son las voces que aportan los actores. Aunque algunos estén en función de la complicidad mencionada más arriba (por ejemplo, Fabio Alberti), la falta de naturalidad domina casi todos los diálogos del film.

 

Lo primero es la familia

La revista El Amante trató muy bien al film. Leonardo M. D´Esposito sostiene que es un "ejemplo de animación considerada como parte del gran cine" y la califica con un ocho. Si bien casi toda la crítica ha sido respetuosa con el film, la efusividad del cronista de El Amante resulta sospechosa. El director de la revista (Quintin) es pariente del realizador. El realizador, a su vez, es hijo de Manuel Antín director de la Universidad del Cine, y quien pone su voz a uno de los personajes.

El director se encarga de aclarar – y oscurecer -: " no me preocupa mucho lo que piensen. Creo que por ser el hijo de Manuel yo tuve posibilidades que por ahí otra persona no tiene, pero bueno... es así. Tampoco voy a dejar de hacer cosas por eso. Me gusta hacer eso, y si encima tengo alguna facilidad para concretarlo gracias a la Universidad del Cine, bien. Por otro lado, me gustaría aclarar en mi defensa (risas) que este es el cuarto largometraje que produce la Universidad del Cine. Hay 500 alumnos, todos producen cortos, hay cuatro largometrajes, y mi viejo ayuda a todos por igual. La película esta fue la más barata".

Más allá de las suspicacias, la Universidad del Cine es una institución privada y tiene total libertad en elegir qué películas producir… Pero que Mercano, el marciano haya sido el cuarto largometraje que produce plantea serias dudas sobre el nivel educativo de la misma.

Mercano, el marciano es una película para adolescentes, en el peor sentido de la palabra.

 

Título: Mercano, el marciano

Voces: Graciela Borges, Roberto Carnaghi, Fabio Alberti, Damián Dreizik, Alejandro Nagy, Queco Gervais

Director: Juan Antín

Guión: Juan Antín y Lautaro Nuñez de Arco

Duración: 72 minutos

Estreno en Argentina: 03 de octubre de 2002

 

USA Vs. John Lennon



La guerra y la paz

Si bien durante los últimos años, el género documental ha evolucionado hacia diversos formatos, USA vs. John Lennon mantiene una estructura básica y convencional; atrapando el interés del espectador a través su figura central: ese músico excepcional y complejo que fue John Lennon.

encuesta

LAS 10 MEJORES
PELÍCULAS
de la historia del cine

La Naranja
Mecánica

según nuestros lectores
la mejor película
de la historia del cine

Las 10 Mejores Películas de la historia del Cine

 

Noticias

sitio
desarrollado por

TRANS producciones
TRANS producciones