Televisión
y
Negocios

rating

En los últimos años, la lucha de los canales de televisión por el rating llevó a estos hasta límites impensables. Sería iluso bregar por una televisión decente, profesional, honesta, creativa, educativa, etc., cuando el mercado (y el rating) determinan la programación de un canal o de una cadena de medios.

"Negocios son negocios", sostienen algunos que tratan de defender lo indefendible. Supuestas peleas de personajes de la farándula, disputas e insultos entre parientes, mujeres desnudas y escenas de violencia en el horario de protección al menor, son sólo algunos ejemplos de lo que diariamente emite la (más que nunca) "caja boba".

El ejemplo argentino:

La inseguridad reinante en nuestra sociedad se ha transformado en uno de los temas que más rating generan, y cuando involucran a un famoso, no es vano imaginar a los popes de los medios sonriendo satisfechos ante el luctuoso hecho. Desgraciadamente, en la Argentina se han puesto de "moda" los secuestros, y desde hace un buen tiempo se hablaba de posibles víctimas entre el reducido círculo de los famosos. Y ocurrió lo que todos esperaban: secuestraron al padre de uno de los actores más carismáticos de la televisión local, Pablo Echarri. Y como complemento para que los medios se regocijen con el melodrama, el padre del actor es diabético y sufre problemas coronarios.

 

Durante la semana que duró el cautiverio, miles de personajes pasaron por la pantalla, afirmando los disparates más increíbles : daban consejos sobre la táctica a seguir con los secuestradores, opinaban sobre la salud de Antonio Echarri y los perjuicios que le generaba el encierro, afirmaban que el actor no podía reunir el dinero del rescate, y un triste y largo etcétera. "Negocios son negocios", podríamos concluir, pero no todos apuntaban sólamente a la búsqueda del tan anhelado rating.

 

Hace algunos meses, Daniel Hadad se hizo cargo del ex "canal de la palomita", Canal 9. Este "empresario" que tuvo un auge económico sorprendente en los últimos años – gracias a la ayuda del ex presidente Carlos Saúl Menem –, utiliza la pantalla del canal como medio de difusión de sus ideales de ultraderechista. Para ello, se rodeó de una corte de personajes serviles a su propósito (algunos ya lo acompañaban en Radio 10): Antonio Laje, Eduardo Feinmann, Oscar González Oro, Mauro Viale, "Baby" Etchecopar, "Chiche" Gelblung, Mariano Grondona y Raúl Portal, entre otros notables.

 

Mientras la familia Echarri sufría uno de los momentos más terribles de sus vidas, Hadad & Cía. aprovechaban la situación para aumentar su rating (por momentos, colocándose detrás de Canal 13). A pesar de que la familia había solicitado que los medios se retiren, Canal 9 dejó a sus movileros en la puerta de la casa de los Echarri. Asimismo, un policía que se encontraba a media cuadra, se comunicaba por handy con el canal y les informaba de las últimas novedades del caso. Por último, el canal modificó toda su grilla de programación para continuar con las vicisitudes del caso.

 

Si sólo hubieran buscado rating, uno (con mucho esfuerzo) podría llegar a entenderlos. Pero detrás de la cobertura del caso, hay un subtexto que debe hacerse público. Uno de los caballitos de batalla de los periodistas del canal es el tema de la inseguridad. A través de este terrible padecimiento que sufrimos los argentinos (y que nadie niega), Hadad & Cía. buscan el despretigio de las instituciones democráticas, así como lo utilizan como argumento "indiscutible" para dar vía libre a la mano dura y a la represión indiscriminada.

 

Acusan a los delincuentes como si fueran los culpables de todos los males de nuestra sociedad (Feinmann festeja cuando muere alguno: "gracias a Dios, uno menos"), cuando ellos fueron amparados por uno de los principales responsables del actual estado de cosas: Carlos Saúl Menem. Lo que se esconde, detrás de este discurso es la búsqueda de un país que mantenga el alto grado de marginalidad, que defienda la impunidad de los mayores delincuentes y corruptos, y que reprima y mate a los disidentes y delincuentes comunes.

 

Sin lugar a dudas, para Hadad y sus muchachos hubiera resultado mucho más "útil" a sus intereses que Antonio Echarri muriera (imagino la decepción cuando fue rescatado con vida). En reiteradas oportunidades, distintos periodistas del canal afirmaban que fuentes oficiales tenían los más oscuros pronósticos sobre la vida de Antonio Echarri. Antonio Laje – conductor de Después de Hora –, llegó a sostener que si Echarri aparecía muerto, "Juan Pablo Cafiero (Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires) era penalmente responsable" por su muerte. Desde que Cafiero asumió como Ministro de Seguridad en la Provincia más insegura del país, Laje y Feinmann en el programa "Después de hora" comenzaron una campaña de desprestigio constante. ¿A que se debe este encono? Simplemente a que Juan Pablo Cafiero es uno de los pocos dirigentes políticos honestos (más allá de la infinita lista de diferencias que tengo con él), que trata con responsabilidad de solucionar uno de los temas más graves que sufre el país, por lo que no es funcional a los fines (y negocios) que pesiguen Hadad & Cía., quienes buscan aprovechar el caos originado en el poder tras la caída de De la Rúa y la crisis de la democracia representativa ante la falta de políticos responsables y honestos, para que el fantasma de Menem se transforme en el único camino posible (garantizándoles "negocios" seguros).

 

Por último, cabe preguntarse acerca de la responsabilidad que tenemos nosotros como tele-espectadores (o como sociedad, que en este caso es lo mismo). Los puntos de rating que marca el canal (así como los altos niveles de audiencia de Radio 10), surgen a partir de que la gente decide escuchar y ver a Laje, Feinmann, Gonzalez Oro y demás personajes. "La culpa no es del chancho sino de quién le da de comer" dice el dicho popular, que en este caso bien se complementa con otro que sostiene que "los pueblos tienen los gobernantes que se merecen". Todos aquellos que pensamos que otro país es posible, donde las cosas no sean manejadas por dos o tres personajes oscuros que se reparten las ganancias entre ellos, donde la educación, la salud, el trabajo y la comida no sean el privilegio de unos pocos; no podemos dejar de entristecernos y desilusionarnos ante los elevados ratings de los medios de comunicación propiedad de Hadad, o al ver a Carlos Saúl Menem (principal responsable de la tragedia que atraviesa el país) subiendo en las encuestas.

por Nicolás Quinteros

USA Vs. John Lennon



La guerra y la paz

Si bien durante los últimos años, el género documental ha evolucionado hacia diversos formatos, USA vs. John Lennon mantiene una estructura básica y convencional; atrapando el interés del espectador a través su figura central: ese músico excepcional y complejo que fue John Lennon.

En El Hoyo


PELICULA - CINE

un documental para quienes lo merecen

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Aparicio se adentra más en esta visión de los trabajadores dedicados a la construcción, aquellos que siempre son mal vistos y se les tacha de agresivos, irrespetuosos, mal hablados y comunes. Rulfo nos muestra la otra cara de ellos, en su documental “En el hoyo”.

Cine y Números

CINE y NUMEROS - El Imperio de la Taquilla
CINE y NUMEROS - El Imperio de la Taquilla
CINE y NUMEROS - El Imperio de la Taquilla

el imperio de la taquilla

En los primeros años de este siglo XXI globalizado, los números mandan. Todo lo que sucede en nuestro caótico mundo se ve reflejado en fríos e impersonales números.

Spielberg Lo Hizo

MUNICH - SPIELBERG LO HIZO
MUNICH - PELICULA
MUNICH - SPIELBERG LO HIZO

MUNICH

Steven Spielberg se atreve a cuestionar las tácticas empleadas por el Estado de Israel (y por los Estados Unidos) en su lucha contra el terrorismo (el real y el supuesto).

encuesta

LAS 10 MEJORES
PELÍCULAS
de la historia del cine

La Naranja
Mecánica

según nuestros lectores
la mejor película
de la historia del cine

Las 10 Mejores Películas de la historia del Cine

 

Noticias

sitio
desarrollado por

TRANS producciones
TRANS producciones