El Número 17 - novela policial

 

capítulo 12

Siguiendo las pistas del caso Sheller, Grubach llegó a la conclusión de que entraba en un laberinto demasiado complejo. Sheller era viajante y se había entrevistado con no menos de una veintena de personas en la semana anterior a aparecer asesinado en la habitación del hotel. Toda investigación, toda búsqueda de pistas firmes, resultaban una perdida de tiempo.

A partir de aquella séptima víctima, Grubach prácticamente dejó de ser un oficial de policía para convertirse en un cazador. Ya no se ocupaba de otras cosas que de seguir tras las huellas del que había tomado como el caso de su vida, una cuestión de honor (podríamos decir) que ponía a prueba su capacidad profesional. Lanzado a esta especie de carrera personal donde el resto de las cosas habían perdido sentido, Grubach empezaba a preocupar a sus pares. Ya no dormía en su casa, la relación con su mujer había naufragado, andaba desprolijo y desarreglado, hablaba sólo y su mirada acompañaba su aspecto mucho más cercano a un mendigo de la calle Crown y Costera que a un inspector de la policía. López, su compañero, trató de hablar con él más de mil veces; y el Jefe pensó que le haría un bien relevándolo de la causa y obligándolo a unas vacaciones. Grubach se encargó de hacerle notar que eso sería inútil.

La noche del 23 de agosto las cámaras de TV registraban la octava puesta en escena del asesino más buscado de la ciudad. Un joven de unos veinte años, colgaba del techo de uno de los galpones abandonados del ferrocarril (a unos cinco kilómetros del centro de la ciudad). En su pecho, labradas a puñal, la P, la A y la X. Grubach, hizo un mal gesto.

- La publicidad empieza a complicar las cosas - dijo ante los testigos de la fuerza que, como él, vieron la imagen a través de la T.V. de la seccional.

Así fue, la sospecha de Grubach se corroboró en 24 horas. Una carta llegada a su escritorio le comunicaba lo siguiente: "Nada tengo que ver con el joven de los galpones. Eso fue un ajuste de cuentas, seguramente deudas de narcóticos o cosas por el estilo. Es lógico que quieran aprovechar mi fama para sumarme muertes y quedar exentos de sospecha; pero yo no soy un asesino, y por eso no está en mí permitir que me atribuyan obras que no son de mí autoría. "Estúpidos rastreros: soy un juez salvador, no un maniático torpe. Evidentemente les gusta mi trabajo, y agradezco que quieran ayudarme, pero en última instancia, mías y sólo mías son las decisiones".

Grubach, terminó de leer y sintió una extraña satisfacción, la sensación de que su sospecha se hacía certeza. Cuando López llegó para decirle que habían encontrado al asesino serial gracias a los datos de un testigo del último caso (un guardia de una fábrica cercana a los galpones), él simplemente sonrío.

Bien, dijo, pero el asesino sigue suelto. La verdadera octava víctima aparecería dos días después. Cerca del puente que cruza uno de los brazos del río: hallaban el cuerpo de un hombre de unos treinta y cinco años. Colgaba como un cristo de una de las torres que forman parte de la estructura del puente. "Este si es el número 8". Roman Robles, la víctima, tenía un prontuario fabuloso y era el acusado número uno de los asesinatos a partir de la aparición del joven de los galpones. Sin embargo aquella mañana había sido liberado por falta de pruebas que permitieran atribuirle los asesinatos. Una serie que encontró en él la verdadera "octava víctima".

- capítulo siguiente >>>

canalTrans

 

 

prohibida la reproducción total o parcial de la novela sin autorización de canal Trans 

EL NÚMERO 17 - por D. RIPER

Copyright 1998 / 2006 & COPY Todos los derechos reservados