El Número 17 - novela policial

 

capítulo 2

La habitación estaba a oscuras. Grubach, como buen policía, no tenía el sueño pesado y en cuanto sintió ruido en la entrada de su departamento abrió los ojos. Tomó el revólver que descansaba sobre la mesa de luz y se colocó sigilosamente detrás de la puerta del cuarto que permanecía entreabierta. Una luz se encendió en el otro ambiente. Una sombra se proyectó sobre el pequeño listón de piso alfombrado que él veía a través del marco bisagrado. Los pasos se dirigieron suaves y seguros hacia el dormitorio. Grubach, preparado como un perro de caza listo para atacar. El aire se movió. La puerta se abrió hasta casi rozar la nariz del oculto dueño de casa. Alguien ingresó a la habitación. Rápido movimiento. Grubach cerró la puerta de un golpe, apuntó con firmeza al huésped y encendió la luz del cuarto.

Un grito corto, de terror sorpresivo, recorrió con voz femenina todo el departamento.

- ¿Qué hacés acá? - Preguntó la mujer con un tono que transparentaba una combinación de susto con enojo.
- Vine a ver si me engañabas con alguien - Dijo el inspector sonriendo.
- Hablo en serio idiota. Me asustaste. Vengo del trabajo, cansada, y nunca sé si vas a estar, si vas a quedarte a dormir, si vas a estar cuando me despierte o si me van a llamar por teléfono para decirme que algún ratero te pegó un tiro en la cabeza. Como si eso fuera poco, al señor policía no se le ocurre mejor idea que esperarme escondido entre las sombras.
- Perdón, perdón - Dijo Grubach al tiempo que dejaba el arma sobre la cómoda y se acercaba a ella para calmarla.
- No importa, estoy acostumbrada a convivir con Dick Tracy. Tengo sueño y el día en la cafetería no fue de los mejores. Si tenés hambre hay fideos en la heladera.

Estrella es la segunda mujer de Grubach. Una dama de unos 35 años, tintura rubia en la cabeza, delgada, pálida y rasgos delicados, de estatura mediana y de carácter fuerte. Hace siete años que viven juntos y hace seis que no se llevan muy bien. Sin embargo nadie puede dudar que se quieren. Ella trabaja en la cafetería de la calle Main y Costera desde que tenía 17 años. Allí conoció a Grubach que, como todo elemento de seccional cuarta, era cliente del lugar.

Estrella entró al baño. Seguía hablando sobre el recurrente tema que la mostraba enojada: su vida antes y después de convertirse en la pareja de un policía. Grubach se sentó en el borde de la cama. El borde de la mitad que tácitamente le correspondía. Se quitó la camisa mientras escuchaba, sin prestar atención, las vociferaciones de Estrella. Sobre la mesa de luz, el reloj de números rojos marcó las 0:47. El teléfono sonó.

- capítulo siguiente >>>

canalTrans

 

 

prohibida la reproducción total o parcial de la novela sin autorización de canal Trans 

EL NÚMERO 17 - por D. RIPER

Copyright 1998 / 2003 & COPY Todos los derechos reservados