Escuchar ECDQEMSD Podcast en Spotify
Escuchar ECDQEMSD Podcast en Apple Podcast
canalTrans ECDQEMSD Podcast
ECDQEMSD en YouTubeECDQEMSD en TwitterECDQEMSD en FacebookECDQEMSD en Instagram
ECDQEMSD Podcast en SpotifyECDQEMSD Podcast en SpotifyECDQEMSD en YouTubeECDQEMSD en TwitterECDQEMSD en FacebookECDQEMSD en Instagram

CAMBIO DE TEMPORADA

Política Internacional - Por El Pirata

Noticias Internacionales

Profundidades y Superficies

El Pirata @PirataEcdqemsd | 28 de Febrero de 2022 | ECDQEMSD Podcast

Escuchar este editorial en el podcast

Bienvenidos a las noticias internacionales y a una nueva temporada de En Caso de que el Mundo se Desintegre.

Los cambios de temporada aquí son leves, casi imperceptibles, como la sensación que tienes al día siguiente de tu cumpleaños, o al día siguiente de la noche de Año Nuevo.

Bueno, aquí estamos, seguimos aquí. Retomamos lo que hacemos siempre, todo gira igual, casi igual, todo se ve igual, casi igual. Pero estas fechas no dejan de ser baños de conciencia. Unos segundos dedicados a pensar en lo que quedó atrás, formando el cimiento y las raíces de tu historia, y lo que viene. Eso que se planea y que es como conducir un colosal avión que se fue haciendo grande con el tiempo. Claro que nadie te dirá que será con los ojos vendados y deberás aprender a aguantar la respiración más de una vez.

Y ahí vas, con lo abrumador que resulta estar viendo todos los medidores, todas las agujas y los relojes, tratando de minimizar los imponderables, intentando suavizar los golpes, y esperando que todo aquello que no podemos manejar nos juegue siempre a favor.

Y así lo que parece siempre igual, cambia, va cambiando, suave, lenta, delicada y brutalmente. Todo el tiempo.

Porque cambian las miradas, cambia el modo de procesar las frustraciones, cambia el margen de error, cambia el tiempo y la paciencia. Cambia la sabiduría y el modo de enfrentarse al mundo. Cambia la estrategia y te vas entendiendo a ti en el entorno, te vas conociendo, te vas hablando más seriamente sobre asuntos que antes solo tratabas entre carcajadas.

Y en esa inmensa montaña de cambios, está tu pelea por conservar esencias, razones innegociables, puntos que hacen a tu orgullo de ser y que no importa cuánto cambie todo: el aire será aire, el fuego será fuego, el agua agua, la tierra, tierra y tú serás siempre tú.

Una nueva temporada pareciera no decir demasiado. Pero encadenada a otras puedes ver la sombra de todo lo que pasó, de todo lo que cambió.

Y no, no solo se trata de imágenes, de estética, de calidades sonoras o responsabilidades. No solo se trata de piezas más o menos creativas o de contenidos que amemos para poder ofrecerlos amables.

Si bien ahí está, sin cambios la galaxia, el sol, su sistema, el planeta: en el hormiguero las cosas cambian todo el tiempo.

Sí, ya lo sabemos. Pagamos por cosas que antes eran gratis. Hablamos de cosas que antes ni existían. Hablamos "con" cosas que antes ni existían. Las revoluciones que imaginamos lo iban a cambiar todo no cambiaron mucho, y de aquellos cambios de los que no esperábamos tanto podríamos hablar un rato largo. Cambios, todo el tiempo, a cada instante, cambios que van acariciándote mientras vas y vienes en el día a día.

Millones de gentes bailando ante la cámara de un teléfono celular, cientos de miles de millones de podcast, miles de millones de posibilidades de elegir... pero mejor siempre vamos a lo seguro. Nuevos dueños de las viejas cosas, viejos dueños del futuro.

Y llegó el tiempo de la violencia y el miedo, de la inseguridad como negocio y de las calles peligrosas. Llegó el tiempo de cambio de milenio y aunque los carros no vuelan andan a electricidad y los vuelos en avión se hicieron más económicos. Y algunos conocieron el mundo y otros, la mayoría, no puede salir del barrio. Llegó el "consuma hoy pague mañana" y el "consuma lo que quiera mientras debatimos la legalidad". Llegó eso de que el pan, el azúcar y el refresco hacen muy mal, pero tal vez no tanto las drogas y las pastillas para dormir.

Llegaron los primeros veinte años del siglo 21 y todo lo que pasó antes de eso es historia de libros de papel y algún que otro recuerdo en PDF. Cambios. En el cine, en la danza, en la música, en la política, en las leyes, en las forma de comunicarnos y en el modo de interactuar. Cambios.

Se fue gente que preferiríamos que esté con nosotros y seguimos llenando vacíos con intentos y fracasos. Con éxtasis momentáneos y eternas inconciencias.

Porque claro, como si fueran pocos cambios, llegó una pandemia. Tan grande que abarcó el mundo entero.

Y llegó otra guerra; siempre hay alguna guerra, algunas más guerras que otras, algunas poniendo más en peligro al mundo que otras. Otra guerra. Porque cambiaron las armas, los radares, los vehículos, las técnicas, las estrategias, ahora hay drones... pero la guerra es la guerra. Y más o menos es lo mismo de siempre: muerte, hambre, desplazados, crisis, drama, injusticia, violaciones y odio.

Nos ponemos el tapaboca, mascarilla, barbijo y la máscara de gas.

Y cambió la forma de vestir, la forma de contacto, el modo de hacer filas, de soportarnos, de desearnos, de relacionarnos. Y aunque de todo cambio violento se regresa a un intento de "como era antes", nada es exactamente igual.

Porque perdimos cosas, porque ganamos otras, porque perdimos gente, amores, integridades, recuerdos y oportunidades.

Pero claro, cambios. Haz que siempre jueguen a tu favor. Entupido discurso fabuloso, mentalidad de tiburón, ganador en todos los estadios. Los cambios son cambios, inevitables, y no siempre se trata de que el universo sea tu esclavo -oh soberbia criatura-.

Lo que sí es seguro es que los cambios empujan siempre hacia adelante. Son como una ola, o te acercan a la costa o te revuelven golpeándote por tu impericia de no reconocer que, de todo aquello por lo que pasas, debes aprender algo, sea bueno o malo, debes aprender algo. Algo para que nada pase en vano. Que todo lo que pase sirva mucho o poco para hacer que tu experiencia, tu destreza y tu habilidad, para posicionarte ante los hechos de la vida, crezca.

Un cambio fundamental, imperceptible, de grano sobre grano de arena, que construye tu presente constante.

Iniciamos nueva temporada. Vigésima cuarta temporada. Una excusa más después de celebrar los 23 años de este podcast, este programa, esta unión, esta experiencia, este viaje, este surfear en la ola gigante que crece y en la que orgullosos vamos montados. Como nave espacial, como seres vulnerables, como comunidad, como hermanos y hermanas elegidos por el azar y la constancia.

Desintegrados del mundo. cuántos dolores callamos? Con cuántos dolores vamos por la vida? Cuántas cicatrices fueron forjando nuestra particularidad? Cuántos golpes de tiempo fueron formando parte de nuestro aspecto, de nuestra mirada y nuestra sonrisa a veces simple a veces escasa y renuente?

Estamos aquí, cambiando, todo el tiempo. Cambiando para poder resistir, para que no nos cambie la esencia.

Cambiando porque todo va cambiando si miras las superficies. Pero a la vez hay una profundidad humana que sigue intacta. Con los mismos miedos, los mismos misterios, las mismas preguntas, las mismas emociones, las mismas alegrías, las mismas expresiones de sorpresa que el primer día, cuando no se sabía, igual que hoy, hacia dónde va ese camino que venimos recorriendo con engañoso aire de solvencia.

Una nueva temporada de En Caso de que el Mundo se Desintegre comienza hoy con esta quincuamilésima bicentésima sexta emisión.

Y en la Tierra más o menos lo mismo de siempre: las tropas rusas invadieron Ucrania por tierra, aire y mar. Kiev resiste como puede. Hay marchas contra la guerra en muchas ciudades del mundo. La unión europea cierra espacio aéreo a Rusia y aumenta las penalizaciones. Ya hay más de medio millón de desplazados refugiados. Un informe denuncia que un ex asesor del Papa invirtió fondos del Vaticano en propiedades de lujo en Londres. La pandemia continúa pero se habla mucho menos de ella. Se reúne la ONU, se reúne la OTAN, se reúnen las dirigentes rusos, se reúnen los habitantes de Kiev en el subterráneo como durante los bombardeos en la Segunda Guerra Mundial.

Pero todo lo que te podamos decir es distinto, cambió. Incluso cambió desde que lo dijimos hasta que lo escuchaste. Porque en un universo que todo parece tan quieto, el cambio es constante.

Y entre pandemias, guerras, batallas, bombas, novedades, vanguardia, historia, dramas, comedias y novelas capituladas del quehacer diario, nosotros una vez más, con todo el orgullo al que nos empuja todo este tiempo, les damos la bienvenida al kaos total!!!!!!!

Bienvenidos Al Caos TotalEl PirataComentario EditorialECDQEMSD

MAS ARTÍCULOS

ACTUALIDAD

Tags del Artículo

actualidad - realidad - mundo - gobiernos - política - noticias - La nueva temporada - Cambios - De superficies y profundidades - Los tiempos de pandemia y de guerras - Todos estos años juntos - En la Tierra todo más o menos igual - Miles de millones frente a su teléfono celular bailando - Celebramos otro inicio de temporada - ECDQEMSD cumplió 23 años...

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

En Caso De Que El Mundo Se Desintegre - ECDQEMSD Podcast
canaltrans ECDQEMSD Podcast

Copyright 1998 / 2023
ECDQEMSD & canalTrans
todos los derechos reservados