Todo Sobre Mi madre

almodovar

La obra de Pedro Almodóvar es desconcertante. Realizó grandes películas - La ley del deseo, La flor de mi secreto -, otras no tan grandes, pero que cuentan con destellos del talento que posee (aunque algunas veces nos haga dudar de eso) - ¡Atame!, Carne Trémula -, y también realizó films mediocres - Tacones Lejanos, Kika, Mujeres al borde de un ataque de nervios -.

Pero su producción, la multilaureada Todo sobre mi madre posee una gran virtud: resume en una sola película, los peores elementos del cine almodovariano.

El Culebrón

Todas las telenovelas son iguales. Tal afirmación no es ningún descubrimiento, pero cabe preguntarse por qué siguen contando con altos niveles de audiencia. Como la telenovela es melodramática por condición, cada nueva tira agrega a sus historias más y más tragedias para que las señoras se emocionen y se sientan acompañadas en la miseria de sus vidas.

Almodóvar recurre durante toda su obra al melodrama (género más que interesante), pero en Todo sobre mi madre, llega al paroxismo. Las tragedias se suceden una a otra sin dar respiro a los espectadores: muertes, enfermedades, adicciones, demencia, violencia urbana...

Esta sucesión de calamidades perjudica seriamente al film, ya que ninguna de todas las historias entrecruzadas llega a tomar vuelo. El punto de partida es la muerte de Esteban, el único hijo de Manuela (Cecilia Roth) con quien mantenía una relación cuasi edípica. Pero en su viaje a Barcelona, Manuela encontrará tanta gente con graves problemas que la historia del sufrimiento de la madre por la muerte de su hijo (que podría haber sido muy interesante en clave almodovariana) se desvanece, y sólo nos acordaremos de ella en ocasionales ataques de llanto que sufre Manuela, inmediatamente interrumpidos por nuevas tragedias.

Circo Beat

Todo Sobre Mi madreBajo la máscara de un supuesto progresismo, Almodóvar descubre su faceta conservadora y reaccionaria. Por su film desfilan travestis, drag queens, lesbianas, drogadictos, religiosas no castas, etc.

A todos ellos, para no perturbar las bellas almas (¿norteamericanas?), Almodóvar les asigna un rol - castigo en la sociedad del que no pueden escapar. Los transexuales y las drag queens deben prostituirse (aún cuando la Agrado trabaja como asistente de la actriz Huma Rojo, el actor de la compañía le pide una mamada, a lo que la Agrado accederá con cierta resignación). Asimismo, Esteban - el ex de Manuela -, también transexual tiene sida.

La madre soltera pierde su hijo, la monja que olvidó sus votos de castidad, contrae HIV (¿por su pecado?), queda embarazada y muere en el parto de su hijo. Las lesbianas son infieles (y algunas drogadictas) por naturaleza, debiendo resignarse a la posibilidad de una pareja estable.

Los antisemitas no declarados suelen afirmar que tienen un amigo judío; Pedro Almodóvar representa para la sociedad, la figura del gay tolerable (o gay oficial), a quien se le permite (y se lo premia también) hablar de relaciones sexuales entre personas del mismo sexo - pero nunca explicitarlas -, que un transexual cuente la historia de todas sus operaciones (al mejor estilo Verdaguer, olvidandose del lenguaje cinematográfico y acercándose al vodevil), o que nos explique (también en clave humorística) como las drag queens le sacan trabajo a los transexuales.

Almodóvar encontró su lugar en la sociedad, permitiéndole a ésta afirmar cuán tolerante es; siempre y cuando no se cuestionen los valores occidentales y cristianos de la misma.

Queremos tanto a Cecilia

Pedro ama a sus actrices. Sus films generalmente tienen como figura principal a una mujer: Victoria Abril, Marisa Paredes, Carmen Maura, Rossy De Palma son algunas de las "chicas almodóvar".

En Todo sobre mi madre, vuelve a trabajar con una actriz con de la época de la nueva ola madrileña: Cecilia Roth, quien luego de una notable actuación en el último film de Aristarain, realiza una de las peores interpretaciones de su carrera.

Manuela es una madre que perdió a su hijo. Roth nunca nos convence del sufrimiento que padece Manuela; sólo demuestra su dolor a través de esporádicos ataques de llanto, para pasar inmediatamente a ser de nuevo la enérgica enfermera al servicio del dolor ajeno.

Por otro lado, Cecilia Roth actúa de Cecilia Roth. El personaje mediático que ha inventado (incluyendo su romance con el ex músico Fito Páez), devoró a la actriz. Su actuación en Todo sobre mi madre no difiere en lo más mínimo de cualquier entrevista que le hayan realizado en los últimos meses (que desgraciadamente fueron muchas).

Pero nadie analizó seriamente el papel de Roth, todos estaban obnuvilados por el hecho de que la actriz protagonizaba un film con serias chances de ganar un Oscar (lo que posteriormente ocurrió).

Para hablar de verdaderas actrices, debemos hacer referencia a la notable actuación (una vez más) de Marisa Paredes, que más allá de la patética puesta en escena de Un tranvía llamado deseo que le hacen protagonizar, demuestra (y le demuestra a la Roth) que con gestos contenidos se pueden demostrar y expresar sentimientos sin necesidad de llegar a sobreactuaciones desaforadas en busca de premios.

Llegar a la meca

El director manchego se había propuesto un objetivo que cumplió con creces: llegar a Hollywood. Podemos afirmar que el costo fue muy alto: tuvo que renunciar a todas las virtudes que posee como realizador (que sin duda las tiene), realizando un film que parece una caricaura del propio Almodóvar, plagado con sus peores vicios y defectos. Los elementos que caracterizaban al director ibérico fueron dejados de lado para hacer una película más internacional, más globalizada (ergo: dirigida hacia el público norteamericano).

Almodóvar interpretó el papel que el público norteamericano ve en él. El año pasado, el Oscar a la mejor película extranjera fue para Roberto Benigni, que en la ceremonia cumplió el papel del bufón del rey. Esperemos que Pedro Almodóvar recupere su identidad y no se pierda en el papel de bufón.

por Nicolás Quinteros

Todo sobre Mi Madre

Intérpretes: Cecilia Roth (Manuela), Marisa Paredes (Huma Rojo), Candela Peña (Nina), Antonia San Juan (Agrado), Penélope Cruz (Hermana Rosa), Rosa María Sardá (Madre Hermana Rosa), Fernando Fernán Gómez (Padre Hermana Rosa), Toni Cantó (Lola), Eloy Azorín (Esteban)

Origen: España

Año: 1999

Director: Pedro Almodóvar

Guión: Pedro Almodóvar
Producción: El Deseo S.A.
Música: Alberto Iglesias
Montaje: José Salcedo
Duración: 105 minutos.

Cine

Cecilia Roth

películas - España

Pedro Almodóvar

artículos relacionados

cine en canaltrans

películas

géneros

 

máscine

Robotech en Sudamérica

El Proyecto Valkyria

Unas de las series con más fanáticos en el mundo ahora tendrá su Live Action, pero de un modo muy especial.

Frankenweenie Tim Burton

Como Si Dark Shadows No Alcanzara

Dark Shadows y Frankenweenie no tienen nada que ver, salvo el sello de Tim Burton

Batman The Dark Knight Rises

La Nueva de Batman

The Dark Knight Rises, la nueva película basada en el personaje de DC Comics.


Todos los artículos sobre cine