Historia de la Radio - nacimiento, revolución y resistencia

Tags

Historia de la Radiofonía

radios

comunicación

transmisiones

clandestina

oficial

radio caroline

redes sociales

formatos 

 

Artículos Relacionados

Editoriales del Pirata

¿Recuerdas cómo era La Radio?

Nacimiento, Revolución y Resistencia

En Caso De Que el Mundo Se Desintegre - noticias del mundo - noticias internacionalLa radio forma parte del sonido ambiente de cada uno de nosotros.  A través de nuestros receptores hemos de recordar momentos de nuestra historia, la general, la histórica, y la personal... la histórica.

Y es justo allí, al recordar cuando algo escuchado nos hizo ver o nos hizo sentir parte de algo que la radio marca algo de nuestro espíritu.

¿Recuerdas cuando escuchaste esa canción que nadie pasaba? ¿Cuando esas voces dijeron eso que querías escuchar y nadie decía? ¿Cuando levantaste el volumen o la aferraste a tu oído porque sentías que eras parte de eso? ¿Recuerdas cuando la radio te hablaba a ti?

La historia de la radio es historia de rebeldía, de revoluciones anunciadas, de instantes de tus días y noches, y sobre todo de resistencia.

Y en su resistencia supo sobrevivir al cine, porque es otra cosa, y a la televisión, porque es otra cosa, y a las computadoras, porque es otra cosa, y a las redes sociales, porque es otra cosa, y a los teléfonos móviles, porque es otra cosa. Es comunicación, sin importar formatos, sin importar soportes, sin importar cuanto pueda modificarse y bastardearse su esencia por la influencia del sistema comercial.  Por cada poderosa transmisión monopólica, que venda los puestos del ranking o programe a locutores y periodistas para decir lo que manda el poder, habrá más que vayan a recuperar la esencia de lo realmente necesario de ser transmitido.  Claro, unas con todo el poder del negocio y millones de oídos que oyen... otras con la manufactura de una guerrilla auditiva y algunos oídos... que escuchan.

Y no es esta la historia de la radio clandestina, es la historia de la radio en sí como medio de comunicación.  Y no es casual que sean las radios aquello que primero quieran controlar los que a lo largo de la historia quisieron controlar tu comunicación, tu expresión, tu información y tu modo de ver la realidad.

¿Recuerdas como era la radio? ¿Recuerdas Argentina la opera Parsifal transmitida por los "Locos de la Azotea" para unos pocos receptores traídos de Europa por las clases acomodadas? ¿Recuerdas cuando aterrorizaste a la audiencia, Mister Orson Welles, con la Guerra de los Mundos? ¿Recuerdas Howard Stern cuando eras un chico feo, muy lejos de ser millonario, y ponías los discos que nadie ponía? ¿Recuerdas señor de los vinilos cuando hacías sonar la música de cuando los padres más severos sostenían que el diablo se había encarnado en el rock and roll e invitaban en otras transmisiones a la quema de discos? ¿Recuerdas Radio Caroline transmitiendo desde altamar? ¿Recuerdas las transmisiones clandestina de aquella, aquella y aquella otra radio? ¿Recuerdas cuando tú buscabas una frecuencia en FM porque sentías que habías encontrado algo? ¿Y cuando buscaste por AM alguna lejana transmisión que te explique lo que estaba pasando cerca de ti?

Como a toda revolución siempre le llegará el reparto y hasta ese reparto la hará más fuerte, porque si no hubiera habido negocio en vender receptores, en publicitar productos, en conformar cadenas y en intentar controlar la comunicación masiva, no existiría la estructura por donde la "otra" radio pudiera reafirmar su existencia y resistencia.  Para decirlo de otro modo: si vender guitarras eléctricas o hacer discos no hubiera sido negocio para nadie probablemente millones no sabrían los esclavos murmuraban en los campos de algodón desde hace tiempo.

La radio es rock, rock and roll Radio.   No porque sea su música original ni obligada, sino porque comparten la misma esencia.  "Nacimiento", tomar un formato creado para comunicaciones militares y hacerlo propio porque daba mucho más que para eso. "Revolución", porque nada fue igual desde su aparición basada en la necesidad de comunicar y su actividad es permanente, obligándose a sacudir su propia fosilización. Y "Resistencia", porque aunque nuevos sistemas llegaron no pudieron agotar su esencia, simplemente porque su esencia es la palabra, la música, el silencio, el sonido... cosas tan simples; tan simples que son mágicas e irreductibles y aunque su historia serpentee entre el negocio, lo políticamente correcto, lo establecido y lo reglamentado, siempre trata de sacudirse de su lomo la garra del control.

Muchos vaticinaron su muerte, y a tal punto se comprueba el dicho de que "lo que no te mata te hace más fuerte" que con la llegada de internet la radio volvió a "recordar" lo que era.  Más y más podcasts irrumpieron en escena, más apariciones filtrándose en las grietas del sistema a la vanguardia misma de los grandes medios de comunicación.

La radio siempre acompaño a los largo de su tiempo con informativos, transmisiones deportivas, comunicaciones oficiales, concursos, publicidades que la sostienen económicamente, noticias, humor, debate, voces participantes y músicas del momento. 

Pero cuando me pregunto si recuerdo cómo era la radio, otras cosas vienen a mi mente. Momentos más íntimos donde algo que salía de aquel parlante me producía sensaciones ya no solo de compañía sino de "algo está pasando aquí, ahora, y este es el sonido de mi propia vida".

Era un tanto lógico que quienes alguna vez tuvimos esa sensación queramos transmitirla.  Ahora que "En Caso de que El Mundo se Desintegre" cumple su duodécimo aniversario recuerdo que no nos propusimos más que... hacer radio y deseando que al menos unos pocos tuvieran aquella misma sensación. 

Que sea para algunos el primer podcast, incluso antes de existir el término, puede ser un accidente, (si algo tiene el poder hegemónico de concreto es que nada existe hasta que el propio poder le coloca un nombre); que sea o no un buen programa puede ser un accidente, que sea o no algo sumamente difícil de explicar puede ser un accidente; pero hay algo que no es un accidente: que sintamos lo que sentimos cada día que lo hacemos y que... sea radio.  Porque nuestra historia tuvo "héroes" a los que no podemos más que rendirles homenaje sin decirlo, en cada momento que nos sentamos frente a un micrófono.

No es casual que sean personas, no empresas, las que alimenten su, nuestro, espacio, para poder seguir adelante.  Porque son ellos, Dragones Dorados, los que hacen posible que sigamos rindiendo ese homenaje silencioso a los que hicieron resistente este medio de comunicación.  Y no es casual, tampoco, que el mismo espacio se cubra de "desintegrados", integrándose, haciendo suya la comunicación, dándole sentido a palabras y sonidos, porque ellos son los que permiten que nunca olvidemos como era, y como es, la radio. Recordando que la radio es lo que tu necesites que sea, y es cuando buscas... subes el volumen... y sonríes como diciendo: esto es mío, yo estoy ahí.

¿Y? ahora sí ¿Recuerdas como era la radio? Nosotros sí, y es gracias a todos ustedes.  Brindamos por esa esencia que hace a la resistencia de la radio a través del tiempo.  Larga vida y salud!!!!

Compartir
este artículo:

 Email
 Facebook
 Twitter
 Messenger
 Google
 Otros

artículo del 25 de febrero de 2011

noticias del mundo por El Pirata
más artículos del Pirata"

Simbolismos

En El Mundo Fáctico

La semana que simbólicamente dejamos atrás dejó una estela en el mundo fáctico que se extenderá por tiempo indeterminado.

Solo Te Oiré

Cuando Me Convenga

La moda de la llegada de carruajes militares a las casas de los gobiernos quedó un tanto atrás y nuevas y complejas circunstancias nos hacen ahora replantear los conceptos...

Holywood Revolution

Cambiaron las Reglas

Desde ahora, señoras y señores, no es normal, ni gracioso, ni tolerable: tocar rodillas, acariciar pechos sin consentimiento, hacer chistes sexistas, pedir favores sexuales, palmear traseros...

Chile y el Péndulo

Ilusiones desde el Pozo

Recuerdan que luego de Bachelet, a la que no le alcanzó un gobierno para aplicar las reformas, llegó Piñera, el de las marchas estudiantiles y el de los mineros atrapados; bueno...

Cámaras en el Paraíso

Ricos, Famosos, Poderosos y Sorprendidos

Políticos, mandatarios, ministros, secretarios y empresarios implicados. Ya corren en círculos y ni saben que escándalo los salpica más, Panamá Papers, Paradaise Papers, Sexgate, Odebretch, la Trama Rusa o qué.

 
Todos los editoriales de El Pirata