decálogo del trabajador feliz

La ecuación debería ser simple: yo soy un trabajador, el empleador paga por mi trabajo, damos lugar a una cierta tensión entre los intereses de ambas partes, alcanzamos equilibrio entre demandas y ofertas y nos desarrollamos en nuestras actividades.

En este circo no hablaremos de las leyes laborales, de la esclavitud disfrazada de empleo, del desempleo y de como el desbalance entre oferta y demanda laboral crea un campo propicio para el crecimiento de la injusticia.  Tampoco esbozaremos lineales conclusiones del trabajo en relación con la historia, con las coyunturas, ni diferenciaremos distintos sistemas de explotación.  No hablaremos de enriquecimiento, de plusvalía, de sometimiento, de salubridad psico física en la fábrica o en la oficina.

Solo hablaremos de estupidez y del último grito de la moda que justifica la distorsión de las funciones de los famoso departamentos de Recursos Humanos (Relaciones Laborales, o como se llamen dependiendo el nombre  que  la empresa haya querido colocarle a ese grupo de talentosos modistos de las relaciones entre los empleados y la empresa). 

Solo necesito realizar un descargo.  Seguramente sea la voz de miles de empleados de empresas modernas, quizás no, pero al menos me sentiré satisfecho de expresar mi posición en relación a algo que aún no comprendo en este sentido: ¿Nos toman por idiotas? ¿Son idiotas? ¿Somos idiotas? ¿Es natural no darse cuenta de la idiotez? ¿La idiotez es afín a los intereses de grandes idiotas o se fomenta la idiotez para que el control sea teóricamente menos traumático?

En fin, demasiadas preguntas que no me interesa responderme en estas líneas.  Solo quería decirles a los lideres de los departamentos de Recursos Humanos de las grandes empresas modernas un par de consideraciones que quizás les sirvan para sospechar lo que sinceramente piensa un empleado raso del montón.

1- Para mi la empresa representa mi trabajo, por ende representa esas horas en que dejo de hacer lo que me gusta para obtener el dinero que me permita vivir.

2-. La camiseta de la empresa que se la ponga el dueño de la empresa.  Yo tengo mi camiseta y trato de hacer bien mi trabajo por una cuestión ética y porque no quiero perder mi fuente de dinero.  Camiseta la del club de fútbol. la de mi banda de rock favorita, la que me pongo para dormir.  No quiero volver a escuchar: "hay que ponerse la camiseta de la empresa".

3 - Odio las reuniones extra laborales del tipo "fin de semana de campo familiar".  Mi familia es insoportable, soy divorciado, mis hijos me detestan, soy gay, soy lesbiana, no pude tener hijos, soy soltero, tengo tres hijos drogadictos, mi mujer es puta (muy puta) y esas jornadas de campo con la "gran familia" de la empresa realmente me producen un sufrimiento inconmensurabley me hacen dolor los cojones.

4 - No veo la relación entre mi trabajo y un juego de cinchadas.  Acabo de tirar de una soga y transpirar como un imbécil y un gerente de área ahora me explica la metáfora: el trabajo en equipo y el esfuerzo compartido es la base para alcanzar los objetivos.  Yo tengo ampolladas las manos y no veo la hora de terminar la jornada para ir a tomar cerveza con mi equipo del bar donde si bien no parecemos equipo hablamos el mismo lenguaje.

5 - No tengo una sola cosa en común con mi jefe.  Bastante castigo en mi vida es compartir tiempo laboral con esa persona como para que me obliguen a hacerlo en las actividades lúdicas que la empresa organiza.

6 - Las fiestas organizadas por la empresa para lograr un ambiente de esparcimiento y relax entre los que formamos parte de ella me son patéticas: no me divierten, me obligan a pensar que vestimenta me pondré y miro el reloj deseando que terminen las exposiciones patéticas del personal jerárquico bailando el carnaval carioca con los empleados de planta.

7 - Las conferencias donde nos hablan de crecimiento, trabajo en equipo, objetivos a alcanzar, ambiente laboral armónico, auto superación, autogestión y creatividad como herramienta de efectividad hacen que quiera hacer estallar el edificio.  No soy un estúpido montañista para que me expliquen como alcanzar la cima con decepción, fe en mi mismo, y sacrificio.  Si quisiera perder tiempo en aprender como vivir mientras trato de sobrevivir me combaría un libro de autoayuda.

8 - Me producen verdaderas crisis violentes el escuchar frases como "Debemos conformar un equipo efectivo", "Es que tu no tienes deseos de superarte", "Tu estas representando a la empresa allí donde vas", "Los empleados podrán escuchar música en el horario del almuerzo para fomentar la distensión y un ambiente laboral más relajado", "Nos preocupa saber que opina el empleado", y podría citar cientos más, pero usted (que esta leyendo esto) debe estar agregándolas sin necesidad que se las enumere.

9 - Los días que algunas empresas denominan "Casual Day", es decir día en que puedes ir de sport tienen un solo sentido: los jefes pueden salir directamente de su trabajo a su casa de fin de semana.  Yo me sigo sintiendo un estúpido vestido de sport.

10 - No queremos historias de personajes que empezaron de abajo y llegaron a directores de empresa.  No será mi caso y no necesito ese tipo de héroes laborales para motivarme.   Si la empresa quiere darme acciones no es que me premia, es que debe estar por ir a la quiebra.  La mejor motivación para todo empleado es más dinero.  Solo por eso trabajamos, solo por eso resignamos horas libres, solo por eso realizo el trabajo.

Podría continuar, pero ya no sería un decálogo, y de no serlo debería esbozar otro título para este escrito.  No es que me de pereza hacerlo, pero mi jefe acaba de citarme a su oficina para volver a hacerme bailar al ritmo de su idiotez y se que espera de mi una sonrisa mientras me habla, porque aquí: todos estamos muy a gusto y con la camiseta puesta.

por José M. Pascual

Prohibida la reproducción total o parcial
de los textos sin el consentimiento del autor

Podcast

Teléfonos Móvil y/o PC

Desintegrados de México, Latinos en Estados Unidos, España, Argentina, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile...

The Simpsons, el Juego

Teléfono Móvil como Consola

El juego situará al jugador en una Springfield arrasada por un desastre nuclear, y el objetivo será reconstruirla.

Batman

The Dark Knight Rises

Se trata de la tercera entrega de la trilogía iniciada en 2005 con Batman Begins y continuada en 2008 con The Dark Knight.

Hello Kitty Street Fighter

Gran luchadora para evitar el Game Over

Estás sentado frente a la consola, vas a jugar Street Fighter, el clásico juego de más de dos generaciones, y entre los personajes a elegir está... Hello Kitty!!!

este circo

relaciones laborales

fiestas laborales
 objetivos logros
plusvalía
 recursos humanos
 empresas empleados

noticias

Chile y el Péndulo

Ilusiones desde el Pozo

Recuerdan que luego de Bachelet, a la que no le alcanzó un gobierno para aplicar las reformas, llegó Piñera, el de las marchas estudiantiles y el de los mineros atrapados; bueno...

Cámaras en el Paraíso

Ricos, Famosos, Poderosos y Sorprendidos

Políticos, mandatarios, ministros, secretarios y empresarios implicados. Ya corren en círculos y ni saben que escándalo los salpica más, Panamá Papers, Paradaise Papers, Sexgate, Odebretch, la Trama Rusa o qué.

Hasta que Lleguen Mis Padres

Las Aventuras de Carles

Carles se subió con sus amigos a una furgoneta amarilla y roja con una estrella al frente y se fue a casa de unos conocidos en Bélgica.

Siempre Volver

Para Combatir la Nostalgia

Las cosas están más o menos en donde las dejamos, o como suele pasar: donde creíamos que las habíamos dejado.

Un Universo Fantasmal

Como Para Espantarse

Convivimos con nuestros propios fantasmas, esos que hemos construido en base a nuestras experiencias y limitaciones, esos que utilizamos de límite a nuestra valentía o capacidad de hacer.

 
Todos los editoriales de El Pirata