Sebastião Salgado

ojos de planeta en escala de grises

Está el mundo tan triste que hasta el arcoiris sale en blanco y negro, y tan feo está que vuelan de espaldas los buitres que persiguen a los moribundos. Alguien canta, en México:

Se va la vida por el agujero, como la mugre en el lavadero.

Y alguien dice, en Colombia: 

—El costo de la vida sube y sube y el valor de la vida baja y baja.
Pero la luz es un secreto de la basura, y las fotos de Salgado nos cuentan ese secreto” (Eduardo Galeano)

 

balseros vietnamitasDentro de la prisión, hay niños que no saben lo que es un perro, una vaca, un caballo o un jardín. Hong Kong, 1995.El acto de contemplar una fotografía, hace que irremediablemente nos remontemos a otros sitios, otros tiempos. La evocación que produce es una de esas sensaciones mezclada de nostalgia que oficia de colega de la memoria, la mayor parte de las veces.

Hay una lente que apunta desde hace ya mucho tiempo hacia un “objetivo” particular, y justamente eso tan especial está dado en el hecho de que se trata del hombre, de la miseria construida en un mundo de hombres, por hombres.

Ese que apunta y  dispara, es Sebastião Salgado, y con su modo de reciclar el horror, hace fuego sobre la mirada de quienes visiten sus exposiciones, vean alguno de sus libros de imágenes crudas, desgarradas en el blanco y negro perfecto, la luz y el detalle casi irreverente que las convierte en enormes obras de arte.

El dolor, puede ser convertido en arte, siempre y cuando eso ayude a una nueva manera de conciencia colectiva, y ese, más allá del fin estético, es, sin dudas el mensaje que queda atravesado en cada uno de los que contemple una fotografía de Salgado.

“Exodos” es la muestra que, en el marco del  “III Festival de Cine y Video sobre Derechos Humanos,  Medio Ambiente y Desarrollo en América Latina y el Caribe” y de la “Bienal de Arte de Buenos Aires”, ya fue presentada en New York, París, San Pablo, Lisboa, Río de Janeiro, Roma, Curitiba, Madrid, Milán y Porto Alegre y continuará durante este año en Helsinki, Copenhague, Barcelona y Berlín.
Éxodos retrata, en una selección de 350 fotografías, al mundo de los desplazados,  de todos aquellos que por diversos motivos: guerras, persecuciones raciales, inclemencias climáticas, hambrunas, deben forzosamente emigrar en busca de un destino mejor.

Muchos mueren en el intento, otros tantos, apenas  logran cambiar un infierno por otro.

Este es el mundo en que estamos y es Sebastião quien lo retrata.
En un largo camino recorriendo más de cuarenta países, su preocupación se centró  en la humanidad en movimiento, en el desarraigo a la fuerza, en ese instinto de supervivencia que obliga a la migración, al exilio, a esa pérdida de identidad que los convierte en “refugiados”

yaomamisCuando se sobrevuela la Amazonia, se antoja totalmente impenetrable, pero los indios se mueven por ella con comodidad. Amazonas, Brasil“Durante seis años trabajé entre estos fugitivos en el camino, en los campamentos de refugiados o en las barracas urbanas a donde con frecuencia van a parar. Muchos pasaban los peores periodos de sus vidas. Estaban asustados, incómodos y humillados. Aun así se dejaron retratar. Yo creo que querían dar a conocer su condición. Muchos se paraban frente a la cámara como lo harían ante un micrófono. Es verdad, muchas veces fue alentador. En situaciones que uno esperaría indignación y amargura encontré dignidad, compasión y esperanza. Gentes que habían perdido todo y aún querían confiar en un extraño. Llegué a sentir una gran admiración por gente que lo arriesga todo, sus vidas incluidas, para mejorar su destino. Encontré cuán sorprendente puede ser el esfuerzo de los humanos por adaptarse a condiciones de completa estrechez” (S. Salgado)

La muestra, exhibida desde diciembre, hasta fines de enero en la "Fundación Proa"  del barrio de la Boca de Buenos Aires, cuenta con cinco secciones:

Refugiados croatas"Emigrantes y refugiados: el instinto de supervivencia"  muestra a emigrantes que dejan sus casas en busca de un futuro mejor, o a los refugiados de guerra, todos ellos víctimas de fuerzas que los superan: la pobreza y la violencia. Las guerras, que como primer recurso, lo que buscan es aterrorizar a la población civil. Imágenes de millones de personas que han tenido que huir de sus hogares a pie, en camiones, en barcos o trenes atestados de gente para encontrar un refugio. Algunos de los que logran sobrevivir acaban en campos de refugiados en los que su existencia sigue siendo igual de precaria. Es así que en este apartado se pueden ver imágenes de refugiados de la antigua Yugoslavia. Bosnios y kosovares, que escapando de las campañas de limpieza étnica viven, hoy día,  atestados en vagones de ferrocarril; afganos desplazados que, tras la invasión soviética de Afganistán huyeron a Pakistán, y diez años después, con la instauración del gobierno fundamentalista talibán soportaron una guerra civil que dejó su pueblo en ruinas y sembrado de minas terrestes. ; los palestinos en el Líbano, que desde el nacimiento del Estado de Israel, en 1948, son una nación de refugiados, concentrados en campamentos que de tan asentados, ya se asemejan a pequeñas ciudades, pero que sin embargo viven gracias a la ayuda de la ONU.

Vietnamitas que en 1975, tras el país unificado y el gobierno comunista, decidieron  huir a Malasia, Indonesia y Hong Kong, convertidos en “boat-people” (balseros)  que, se encontraron con una vida diferente a la de sus esperanzas: la mayoría en campos de detención, otros repatriados, y muchos que quedaron en el camino.

Muchos niños han nacido en las cárceles y se crían en ellas. Dentro de la prisión, hay niños que no saben lo que es un perro, una vaca, un caballo o un jardín.
Marroquíes, que, a bordo de pequeñas embarcaciones, intentan el paso a Europa por España, a través del Estrecho de Gibraltar, una zona donde las corrientes son fuertísimas y las tormentas repentinas. Los cadáveres que llegan a la costa, son sepultados en fosas comunes en Tarija (España) y los que llegan vivos y no logran burlar los helicópteros del Servicio de Aduanas, son repatriados, previo paso por la “Prisión de los Capuchinos”, en Málaga.

La tragedia Africana: un continente a la deriva”  es la sección más dura de la muestra, porque aquí se representa la Ruandeses. Cientos de refugiados mueren diariamente de cólera disenteria y sarampión. Sus cuerpos son recogidos por excavadoras y luego tapados con tierra. imagen del hambre, producto de la  corrupción, el despotismo o la guerra.

Para escapar de los brotes de la pesadilla que comenzó  en 1994,  tras el asesinato del presidente hutu, en que se dio comienzo a lo que sería el genocidio de 100.000  miembros de la etnia hutu, 245.000 hutus ruandeses huyeron hacia los campos de refugiados de Tanzania, Zaire y Burundi. Se calcula que casi un millón de ruandeses murieron al no poder escapar de las matanzas. Miles de ruandeses mueren a diario y los rituales funerarios se hacen imposibles. Son las excavadoras las que amontonan los cuerpos y los cubren de tierra.

Las fotografías de Salgado, nos muestran los campamentos de Kibumba, Goma, y Benako, enormes aglomeraciones de miseria y desolación.

Latinoamérica: Exodo rural, caos urbano” relata la historia reciente de esa región, donde millones de trabajadores rurales se desplazaron hacia las ciudades. Poca gente queda en las zonas rurales. Millones de personas han emigrado a las ciudades. Los que se quedan, luchan a menudo por su supervivencia con apenas tierra o sin tierra que cultivar, con poderosas fuerzas económicas y políticas aliadas en su contra. A veces, los hombres tienen que emigrar a las ciudades o al extranjero para buscar trabajo, mientras las mujeres se quedan al cargo de la familia y la tierra

 "Para llevar a cabo este proyecto, visité muchas ciudades y países por primera vez. Pero cuando regresaba a lugares que ya conocía, era doloroso comprobar que la situación solía estar peor".

Fotografías de los alrededores de la ciudad de Pungala, Ecuador,  donde puede verse  que todo el trabajo del campo es realizado por las mujeres  e imágenes de los indios yanomami, de la Amazonia brasileña, que, aunque se les ha otorgado el derecho permanente y exclusivo para ocupar y hacer uso de sus tierras, hay una enorme resistencia por parte de los ganaderos y de las industrias mineras y madereras, que creen que se "regala" tierra muy valiosa a los indios.
Retratos de Chiapas, el estado más pobre de México, donde una minoría blanca tenía el poder hasta que los indios, con la ayuda de activistas políticos, fundaron el EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) para defender sus derechos y luchar por su tierra. 

 “Asia: el nuevo rostro urbano del mundo”  Aquí, Salgado muestra esas grandes ciudades que se han convertido en poderosos polos de atracción. Millones de emigrantes de zonas más pobres que han sido absorbidos por las nuevas megaciudades de la India, Brasil, México y otros países, cuyo tamaño empequeñece a antiguas referencias, como Nueva York o París. Construidas sin orden ni criterios lógicos, y atormentadas por inmensos problemas sociales, estas nuevas megaciudades tienen muchos desafortunados puntos en común. BombayChurch Gate es la estación terminal de la línea occidental, que lleva a 2,7 millones de trabajadores a Bombay todos los días. Bombay, India, 1995.

"A veces, no sabía dónde estaba: "¿En El Cairo, en Yakarta, en Ciudad de México?" En todas partes existen esas mismas islas de riqueza en medio de la pobreza, como los espacios verdes de Manila, que son clubes de golf privados en lugar de parques públicos".

 En este momento, la India cuenta con 150 ciudades con un millón de habitantes o más. Bombay es la ciudad de mayor crecimiento de la India, quizá de toda Asia. Su población actual está entre 14 y 17 millones de personas. Atrae inmigrantes de toda la India, incluso de Bangladesh (Bengala) 

Por último: “Los niños del éxodo”
No hay demasiado que decir de esto: una especie de cruel y tierno, a la vez, compendio del drama de los refugiados. La pobreza, el desamparo, el dolor, la inequidad, en los ojos de más de cincuenta niños retratados por Salgado, a lo largo de los años y los lugares recorridos para hoy mostrar al mundo entero, con el fin de crear una conciencia solidaria a través de la visión de esa “radiografía del planeta”, que así como es posible mostrar en blanco y negro, mucho más fácil debiera ser verla, e intentar transformarla.

Las siguientes son organizaciones de cooperación con las que colabora Sebastião Salgado. Póngase en contacto directo con ellas para colaborar como voluntario o contribuir económicamente.

UN High Commissioner for Refugees 

UNICEF

Christian Aid (UK)  

Norwegian People's Aid 

Frères des Hommes 

Comité Catholique Contre la Faim et pour le Développement

Reporters sans Frontières 

 

por Josefina Sánchez de Frangoulides

Fotografía

Arte

Sebastião Salgado

 

canalTrans - ECDQEMSD

México

Argentina

España

Brasil

Colombia

Cuba

Perú

USA

+ Países

mapa del sitio

canal de RSS de canaltrans.com

RSS

podcast de ECDQEMSD

Podcast

Buscar en canaltrans o en la web

Buscar

contacto

Contacto

 

canalTrans

PODCAST ECDQEMSD

En Caso de que el Mundo Se Desintegre

archivo radios Fiu Tur Escuchar Podcast

Música

artículos CD nuevos wallpapers

Literatura

cuentos cortos crónicas historias Este Circo

Cine

films wallpapers encuesta

Actualidad

Política Espectáculos Internet Tecnología

Sociedad Games Software

Deportes

historias cuentos hinchada canta

Juegos online

tetris simon ping-pong fronton

Entretenimiento

bar virtual chat amor TRANSportador

Copyright 1998 / 2017 & COPY canaltrans.com Radio ECDQEMSD Todos los derechos reservados
Registro de propiedad intelectual Nº 041498

sitio
desarrollado por

TRANS producciones
TRANS producciones